El primer fin de semana de abril deja frío y copiosas nevadas en cotas bajas

0
100
Nevadas en la Sierra de Madrid. Fuente: Twitter

Madrid, 1 abr (EFE).- El primer fin de semana de abril arrancará más frío de lo normal por la irrupción de una masa de aire muy frío que favorecerá la vuelta al invierno con un descenso general y acusado de las temperaturas, heladas y copiosas nevadas en una cota media entre los 300 a 800 metros en la mitad norte peninsular.

Esta irrupción «abrupta e inusual» para esta época del año es la consecuencia de varios factores: por un lado, el paso por la Península y Baleares de un frente atlántico, y por otro de la entrada de una masa de aire ártico que provocará un descenso acusado de temperaturas así como precipitaciones en el norte y centro peninsular y Baleares.

Las nevadas serán copiosas en el extremo norte, con cotas bajando hasta los 300 metros, ha señalado Cayetano Torres, portavoz de la Agencia de Meteorología (Aemet), quien ha incidido en que las heladas ganarán extensión e intensidad en el interior de la mitad norte y del sudeste peninsular y serán más intensas en áreas de montaña, especialmente en Pirineos.

Ante esta situación la Aemet ha activado esta mañana el aviso naranja en nueve comunidades -Aragón Asturias, País Vasco, Navarra, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Islas Baleares y la Comunidad Valenciana- por nevadas en cotas muy bajas (entre 0 y 900 metros), y rachas fuertes de viento de hasta 100 kilómetros por hora.

Por zonas geográficas, la cota de nieve estará hoy en el norte y centro nordeste peninsular entre 300/600 metros, en montañas del centro entre 500/1.000 metros bajando a 300/500 metros, en el Penibético 1.200/1.600 metro bajando a 1.000/1.200 metros y en Baleares 400/600 metros.

Aunque es poco probable, «no puede descartarse del todo que hoy nieve en litorales cantábricos», ha matizado el portavoz.

Este viernes los valores máximos subirán en el área mediterránea y bajarán en el resto del país; por capitales de provincias solo Tarragona, Sevilla, Valencia, Málaga, Huelva, Castellón, Córdoba y Alicante alcanzarán los 19-20 grados, mientras que en el interior peninsular, Madrid se quedará en 13 grados y Toledo en 14 grados.

Las mínimas bajarán en casi todo el país, «de forma acusada en el interior peninsular», con heladas débiles en las montañas del centro y norte, más intensas en Pirineos y con valores que, por ejemplo, en las comunidades de Castilla y León y Aragón oscilarán entre 0 y 2 grados.

Para mañana sábado, aunque se reduce el número de comunidades en nivel naranja, la Aemet alerta de que todavía seguirán activos los avisos naranja por nevadas en Aragón, Castilla y León, Cataluña, Navarra y País Vasco, donde se prevén espesores entre los 5 y 20 centímetros de espesor; en la Comunidad Valencia hay nivel naranja por fuertes vientos de 100 kilómetros por hora.

Ese día, las máximas bajarán en Pirineos y litorales sudeste, aumentarán en Galicia, mientras que las mínimas descienden en la mitad sur y en la cordillera Cantábrica, con heladas en toda la mitad norte, sobre todo en los sistemas montañosos del norte y en Pirineos donde pueden ser fuertes.

Las mínimas se situarán entre los 0 y 4 grados bajo cero en Albacete, Ávila, Burgos, Cuenca, Guadalajara, León, Palencia, Pamplona, Salamanca, Segovia, Soria, teruel, Toledo, Valladolid, Vitoria y Zamora.

El domingo los avisos naranja por nieve desaparecen para dar paso a avisos amarillos por temperaturas mínimas entre 6 y 8 grados bajo cero en puntos de Aragón, Cataluña, Castilla y León y Navarra.

En Canarias, la jornada dominical estará marcada por una borrasca atlántica que dejará precipitaciones, abundantes en las islas montañosas, así como vientos del oeste con intervalos de fuerte.

La próxima semana, la borrasca que afecta a Canarias desde el domingo, se aproximará al suroeste peninsular favoreciendo, los primeros días, precipitaciones abundantes en el sur peninsular, Estrecho, Alborán y Baleares, y de carácter más débil y disperso en el Cantábrico y en el norte de Canarias.

Respecto a la nieve, desde Aemet inciden en que las temperaturas para la semana entrante muestran «una clara tendencia a aumentar de forma generalizada» con heladas que pierden extensión e intensidad, reducidas a Pirineos y, de forma más local, a otros sistemas montañosos de la mitad norte y del sudeste.

A partir del miércoles el escenario más probable prevé lluvias en Galicia y en el área cantábrica, que podrán extenderse al final de la semana con menor intensidad a otras zonas del noroccidental peninsular. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí