Madrid, 9 abr (EFE).- El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha presidido la reapertura del Museo de Bomberos de Madrid, donde se condensa la historia del cuerpo desde sus orígenes en el siglo XVI, después de permanecer cerrado desde 2014 para hacer una renovación integral de las instalaciones y una revisión de sus fondos.

Más de 2,8 millones de euros se han invertido para estos trabajos en el Museo, ubicado en el Parque 8º del cuerpo, en Puente de Vallecas, que se fundó hace 40 años, en 1982.

En él se muestran cronológicamente, divididas en siete áreas, las diferentes etapas que ha atravesado el cuerpo desde el primer Acuerdo sobre Fuegos de 1577 del Consejo de la Villa -que buscaba reunir a un grupo de hombres dotados de material necesario para socorrer a la capital ante los incendios– a los 24 carpinteros nombrados “matafuegos de la Villa” en 1618, pasando por la construcción del actual cuerpo en 1894 y hasta ahora.

El jefe del cuerpo, Rafael Ferrandiz, ha puesto en valor que desde 1577 son “innumerables” los fuegos que han apagado los bomberos madrileños y los rescates que han llevado a cabo, y ha considerado que es el “momento de dar las gracias a los ciudadanos de Madrid por el cariño que nos tiene”, y también a la Corporación por el apoyo para levantar este museo.

EL MUSEO DE LOS “HÉROES”

El alcalde de Madrid ha dicho que la reapertura del museo “va a suponer a partir de ahora una visita obligada para todos los madrileños”, por muchos motivos pero especialmente por dos: “lo que se disfruta” visitando cada rincón de la instalación, y porque es “obligatorio conocer cuál es la historia de los bomberos” de la capital.

En este “Museo de los héroes”, “Museo de los valientes” o “Museo del honor”, nombres que el alcalde considera que también podría llevar el centro, se pueden observar motobombas o esas escalas “que a todos nos llaman la atención”, o aparatos de gimnasia con los que entrenaban los bomberos, ha desgranado Almeida.

Aunque de todos los rincones al regidor le ha gustado especialmente” el dedicado a “todos aquellos que han caído en acto de servicio”, o un antiguo reglamento en el que “se decía que los bomberos deben ser valientes porque la cobardía no cabe en este uniforme”, y a la vez que “no deben ser temerarios”.

“Solo deben hacer lo necesario o lo que se les mande”, ha continuado explicando Almeida.

A través de siete áreas, el museo expone vehículos y piezas que dan una idea de cómo ha evolucionado la profesión a lo largo de los siglos.

Pero, pese a las diferencias entre épocas, “en el fondo la esencia de vuestro trabajo es exactamente igual, que consiste no en apagar fuegos solo sino salvar vidas, lo que os ha caracterizado en estos 445 años”, ha valorado Almeida.

VISITAS GUIADAS Y ACTIVIDADES

Desde hoy, el Museo de Bomberos queda abierto al público con visitas guiadas a través de un recorrido de alrededor de una hora de duración para grupos de hasta 25 personas, con un sistema de reserva previa a través del espacio del museo en la web del Cuerpo de Bomberos en el portal municipal.

El museo abre sus puertas durante las mañanas los días laborables (salvo los martes) y algún festivo de manera excepcional.

Con motivo de la reapertura, Bomberos de Madrid ha programado una agenda de actividades que se desarrollarán hasta el próximo 22 de abril y que incluyen la apertura al público mañana y tarde durante los días laborables del periodo no lectivo de Semana Santa y diferentes encuentros.

Para sumergir al visitante en esta profesión, las visitas se completan con talleres y actividades varias adaptadas por grupos de edad: Circuito de Museo, Charla/Taller Prevención, Oficio de Bomberos (con el vehículo asignado al Grupo Pedagógico del cuerpo), Taller de ‘Fuego en cocina’, etcétera.

Además, principalmente para los menores, el museo contiene una dramatización en la que exhiben la rutina de un bombero desde el momento en el que suena la sirena hasta que el camión sale del parque móvil. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here