EFE.- El papa Francisco reclamó hoy una «tregua pascual» para la paz en Ucrania que termine «la locura de la guerra», en su homilía de un Domingo de Ramos que supuso la vuelta de los fieles a la plaza de San Pedro tras la pandemia.

«Nada es imposible para Dios, incluso hacer cesar una guerra de la que no se ve el final», dijo al término de la misa de Domingo de Ramos, que abre la Semana Santa.

Francisco pidió que se depongan las armas y se llegue a «una tregua pascual» pero no para rearmarse, sino para «lograr la paz con una verdadera negociación, dispuestos también a algún sacrificio por el bien de la gente».

Previamente, había presidido el Domingo de Ramos en la plaza de San Pedro ante miles de fieles, algo que no ocurría desde el inicio de la pandemia, y al final incluso volvió a subirse al papamóvil.

Su apoyo a la guerra de Ucrania amenaza con aislar a la Iglesia Ortodoxa Rusa

El Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa (IOR) Cirilo I ha bendecido la invasión rusa de Ucrania y la ha justificado en términos teológicos, una posición que está debilitando a su Iglesia tanto entre los millones de ucranianos que seguían vinculados a ella como en el resto del mundo ortodoxo.

“La consecuencia más significativa es que numerosas parroquias y sacerdotes en Ucrania se han distanciado de la IOR”, dice a Efe por teléfono Thomas Bremer, profesor de Estudios Ecuménicos y de las Iglesias Orientales de la Universidad alemana de Münster.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here