Los ciudadanos elevan por encima del 7 su valoración de la sanidad pública

0
246
Hospital Universitario de A Coruña (CHUAC)

EFE.- Los ciudadanos han elevado por encima del 7 la valoración que hacen de la sanidad pública tras la pandemia, según el Informe del Sistema Nacional de Salud 2020/2021 del Ministerio de Sanidad, que revela además que tres de cada cuatro perciben su estado de salud como bueno o muy bueno.

El documento publicado este martes confirma una reducción de la esperanza de vida al nacer hasta los 82,3 años en 2020, más de un año en relación con 2019; sigue siendo más alta en mujeres (85,1 años frente a los 80 de los hombres), pero en ellas también la merma ha sido mayor (1,5 años).

Las enfermedades cardiovasculares y el cáncer son la causa habitual de más de la mitad de las defunciones, si bien la mortalidad por tumores malignos ha disminuido un 20 % en la última década.

Y es que los estilos de vida siguen siendo poco saludables: un tercio de la población de más de 15 años, el 36 %, se declara sedentaria en su tiempo de ocio, una costumbre más extendida en las mujeres (40 %) que entre los hombres (32 %), y en las clases sociales menos favorecidas.

Además, dos de cada 10 adultos presenta obesidad y la mitad, cinco de cada 10, exceso de peso, algo que también afecta más a las clases menos acomodadas.

Durante estos dos años de pandemia, el SNS ha tenido que afrontar una demanda excepcional: en 2020 se han atendido en atención primaria 2,3 millones de personas, se han seguido a 5,3 millones de contactos y se han hecho el 40 % de las pruebas diagnósticas. Además, se gestionaron 4 millones de procesos de incapacidad temporal relacionados con la COVD-19.

En el primer nivel asistencial se atendieron 379 millones de consultas en 2020, lo que supuso un incremento de la actividad de 12,3 millones respecto a 2019, un 3 % más.

Sin olvidar su papel en la vacunación, especialmente, en los grupos más vulnerables, y no solo frente a la covid: la actividad de la vacunación antigripal se ha disparado un 48 % -la cobertura en mayores de 65 en la campaña 2020/2021 se situó en el 68 %-, y la antineumocócica un 21 %.

Las teleconsultas entre profesionales y pacientes se multiplicaron por siete hasta los 127 millones, y la actividad domiciliaria alcanzó los 13,5 millones de visitas (un 4 % más).

La morbilidad descendió en casi todos los diagnósticos habituales, con una importante bajada de las enfermedades respiratorias no relacionadas con la covid.

El mayor despliegue de recursos de cuidados críticos se alcanzó durante la primera ola, el 9 de abril 2020, con más de 13.000 camas UCI habilitadas, un número 2,8 veces mayor que la dotación en funcionamiento previa a la pandemia; en algunas comunidades autónomas se cuadruplicó e incluso quintuplicó su dotación previa.

Con todo, en 2020, el SNS ha atendido un total 3.181.725 hospitalizaciones, 573.831 menos que el año previo (-15%). Consecuentemente con la pandemia, han aumentado los diagnósticos asociados con enfermedades del aparato respiratorio, destacando el importante ascenso de la neumonía.

Tras todo esto, si antes del estallido de la crisis de la covid en 2019, la nota que daban los españoles al SNS era de 6,7 puntos sobre 10, en 2021 ha pasado a 7,3 puntos a la Atención Primaria y 7,1 a la actividad de los hospitales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí