EFE.-Los árboles de los bosques tropicales de Australia están muriendo mucho más rápido desde la década de 1980, debido a los efectos del cambio climático. De hecho, su tasa de mortalidad se ha duplicado en los últimos 35 años, según un estudio internacional publicado hoy en Nature.

Dirigido por el Smithsonian Envioronmental Reseach Center, la Universidad de Oxford, y el Instituto Nacional de Investigación para el Desarrollo Sostenible (IRD) de Francia, el estudio atribuye la mortalidad de los árboles al calentamiento global que incrementa el poder de desecación de la atmósfera.

Como consecuencia, los bosques se deterioran, pierden biomasa y parte de su capacidad para almacenar carbono, lo que, en conjunto, hace cada vez más difícil mantener las temperaturas máximas globales muy por debajo del objetivo de 2 °C, como establece el Acuerdo de París contra el cambio climático.

También descubrieron que los árboles viven aproximadamente la mitad de tiempo y que esta circunstancia es un patrón consistente en todas las especies y lugares de la región.

Y, según el equipo, el impacto se remonta a la década de 1980, lo que indica que los sistemas naturales de la Tierra pueden haber estado respondiendo al cambio climático durante décadas», apuntan los autores.

«El probable factor impulsor que identificamos, el creciente poder de desecación de la atmósfera causado por el calentamiento global, sugiere que pueden estar produciéndose aumentos similares en las tasas de mortalidad de los árboles en todos los bosques tropicales del mundo», añade.

Además, cuando los investigadores analizaron las cifras, vieron que la pérdida de biomasa derivada de este incremento de la mortalidad en las últimas décadas no se ha visto compensada por el aumento de biomasa generado por el nacimiento de nuevos árboles, lo que significa que para estos bosques compensar las emisiones de carbono es cada vez más difícil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here