Los siete minutos de oro de Feijóo en el Senado

0
44
Alberto Núñez Feijóo, ex presidente de la Xunta de Galicia y líder del PP nacional.

EFE.- El inminente desembarco en el Senado del líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, le va a permitir participar en la vida parlamentaria, pero tendrá que hacerlo desde una cámara cuya actividad suele verse eclipsada por el Congreso salvo en los plenos de control, donde el nuevo senador sí tendrá su oportunidad para enfrentarse a Pedro Sánchez en siete minutos, sus minutos de oro.

En la Cámara Alta, el Gobierno responde a preguntas orales en sus dos sesiones plenarias mensuales, y en una de ellas el jefe del Ejecutivo contesta a tres senadores, uno de los cuales siempre es el portavoz del grupo popular, Javier Maroto.

Es esa posibilidad la que quiere aprovechar Feijóo para participar, en lugar de Maroto, en los que serían sus únicos «cara a cara» con Sánchez, excluida la posibilidad de que pueda intervenir en los plenos del Congreso, a los que sin embargo sí podrá asistir.

Se trata de una ventana que tiene sus pros y sus contras.

Por lo pronto, el formato es distinto al del Congreso, con más tiempo para preguntar al presidente, que también dispone de más minutos para contestar.

Son siete minutos para cada uno a repartir entre el turno de formulación de la pregunta y el de réplica.

Este tiempo permite al orador explayarse con más comodidad al argumentar su pregunta, pero también deja más margen al presidente porque es quien cierra el debate con su réplica final, lo cual puede beneficiarle, al menos teóricamente.

Por ello es importante el modo en que el nuevo senador Feijóo aborde su pregunta mensual en el Senado, a medias entre los veloces interrogatorios del control del Congreso y las más extensas interpelaciones a los miembros del Gobierno que también se ventilan en estas sesiones.

El otro contratiempo que puede encontrarse Feijóo a la hora de enfrentarse a Pedro Sánchez es que la presencia mensual del jefe del Ejecutivo no está ni mucho menos garantizada.

Solo existe su compromiso de asistir una vez al mes, pero siempre que su agenda se lo permita, lo que hace que falle en más de una ocasión.

De hecho, así va a suceder en el pleno de control del próximo martes, al que en teoría el presidente tendría que asistir porque no lo hizo en el anterior del mes de mayo; pero ese día estará en el foro económico de Davos, lo cual le impedirá acudir al Senado al control del martes y al del miércoles en el Congreso.

Es decir, que mayo pasará sin que Pedro Sánchez haya respondido a los senadores en la Cámara Alta, y no es el único mes en que esto sucede desde que ocupa la jefatura del Gobierno.

Se trata de una circunstancia denunciada reiteradamente por el PP, que siempre recibe del grupo socialista la misma contestación: Sánchez no solo acude al Senado siempre que puede, sino que además lo hace mucho más que su antecesor, Mariano Rajoy.

En todo caso, al no existir una regulación específica reglamentaria sobre la asistencia del presidente del Gobierno a las sesiones de control, la polémica sobre si lo hace mucho o poco se queda en el debate político, y Alberto Núñez Feijóo llegará al Senado a expensas de cómo Sánchez gestione su presencia en esta Cámara.

Por lo pronto, una vez que el martes próximo sea designado senador autonómico por el Parlamento de Galicia, solo le faltará acatar la Constitución para adquirir la condición plena de senador.

Lo puede hacer presencialmente, ante el pleno, o incluso mediante acta notarial, de manera que podría acatar al día siguiente, el miércoles 25, al inicio de la sesión plenaria, o más adelante.

El siguiente pleno no se celebrará ante el 7 de junio, fecha que podría suponer su estreno con Pedro Sánchez -aún no confirmado- si el presidente acude a esa sesión de control; en caso contrario, todavía tendría otra ocasión, el día 21, antes de las vacaciones parlamentarias, para su esperado «cara a cara» con el presidente.

Antonio del Rey

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here