Acusado de estafar un millón: lo hice porque soy ludópata y pido perdón

0
62
El juego de la Ruleta. Fuente Twitter

Madrid, 24 may (EFE).- El hombre acusado de estafar casi un millón de euros a su empresa durante cuatro años ha reconocido que lo hizo porque es ludópata, una enfermedad que le hizo perder a su pareja y sus amigos y por la que está en tratamiento, tras lo que ha pedido perdón y ha asegurado que recompensará en lo posible el dinero.

La Audiencia Provincial de Madrid ha celebrado este martes el juicio contra B.S.O., para el que la Fiscalía ha mantenido su petición de dieciocho meses de cárcel por un delito continuado de falsedad en documento mercantil y otro de estafa por estafar casi un millón de euros a la empresa en la que trabajaba, entre 2013 y 2016.

Le Fiscalía le aplica la eximente de alteración psíquica, debido a que padece ludopatía, pero no ha modificado su petición de cárcel en el sentido solicitado por la defensa del procesado, que considera que deben tenerse en cuenta las atenuantes de confesión, reparación del daño y dilaciones indebidas, de manera que la pena debería quedarse en seis meses de cárcel y una multa de 600 euros.

La empresa en la que trabajaba el acusado se ha adherido a la petición fiscal, a la que suma que el procesado pague 775.000 euros de responsabilidad civil.

El procesado ha explicado, en ocasiones visiblemente emocionado, que cuando fue consciente de la gravedad de lo que había hecho se lo contó a su superior, diciéndole que era ludópata y detallando cómo había conseguido mover el dinero de la empresa a sus cuentas.

Ha puesto de relieve que siempre ha reconocido los hechos y tratado de reparar el daño, y de hecho ya ha entregado 55.000 euros, a pesar de que ha estado tiempo sin trabajo.

«Es muy difícil esta situación… perdí a mis amigos, a mi pareja… todo porque jugaba, yo dedicaba horas y horas al juego», ha relatado, asegurando que el dinero que sustrajo de su trabajo «era para jugar, no para otras cosas».

Ha detallado que padece ludopatía desde 2013, cuando comenzó la estafa a la empresa, y que se trata de una enfermedad que siempre va a sufrir y por la que «no podía parar» de apostar, aunque ya ha estado en tratamiento con psiquiatra y psicólogo y ha mejorado.

También ha hecho hincapié en que ha hecho terapia en una ONG especializada en esa adicción.

Según el relato fiscal, el procesado se aprovechó de su acceso a la contabilidad de la empresa para disponer de cantidades de dinero con las que se enriqueció «ilícitamente» entre 2013 y 2016.

El acusado imitaba la firma del director general de la empresa y de la directora de Administración y Finanzas para poder expedir y cobrar los cheques y pagarés que extendió a su nombre y al de un amigo suyo, quien ignoraba el verdadero origen del dinero, «creyendo que procedía de las ganancias en el juego, señala el Ministerio Público.

A fin de evitar que la empresa detectara las disposiciones de dinero, el acusado hacía corresponder las retiradas en el sistema de la empresa a facturas que no existían y contra las que posteriormente emitía un cheque o pagaré, agrupando las facturas a pagar.

Así, una vez cobrado el dinero la contabilidad no mostraba diferencia con el saldo bancario.

En otras ocasiones buscaba facturas antiguas de proveedores que por alguna razón no cobraron el cheque que se les entregó en su día, emitiendo el acusado uno nuevo a su propio nombre, cancelando el importe pendiente de pago al proveedor. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here