La reina abre la Feria del Libro de Madrid, que recupera la plena normalidad

0
143
La reina Letizia y el alcalde de Madrid en la inauguración de la Feria del Libro

Madrid, 27 may (EFE).- La reina Letizia ha inaugurado este viernes la 81 edición de la Feria del Libro, la primera sin restricciones tras la pandemia, con un recorrido por algunas de las casetas, donde ha compartido su gran afición a la lectura y se ha llevado de regalo una bolsa cargada de libros sobre diferente temática.

Como es tradición desde que es reina, doña Letizia ha alzado el telón de la feria en el Parque del Retiro, en una mañana calurosa en la que ha estado acompañada por la ministra de Educación, Pilar Alegría, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.

Junto a la nueva directora de la Feria del Libro, Eva Orúe, se ha detenido en más de quince casetas seleccionadas y en algunas de manera improvisada para conocer algunas de las novedades editoriales.

Tras comenzar el recorrido en la caseta del Ministerio de Cultura y en la del Ayuntamiento de Madrid, la reina, con vestido fucsia y alpargatas, se ha detenido en algunas librerías modestas para mostrar su apoyo al sector del libro.

“Nos ha preguntado por la parte del trabajo, no la de la venta, para valorar el esfuerzo del montaje y el contacto con el lector”, ha comentado a los medios la encargada de la librería Polifemo, donde le han regalado “Obras escogidas de Ramón y Cajal” y un libro sobre navegantes españoles del siglo XVI.

En Reno, que cumple su 60 aniversario, doña Letizia no se llevado ningún volumen, pero ha confesado dos de los títulos que son “libros de cabecera” para ella, como “El cine según Hitchcock”, de François Truffaut, y “La utilidad de lo inútil”, de Nuccio Ordine.

La reina también se ha detenido en la editorial Desnivel, centrada en el mundo del montañismo desde 1981.

“Nos ha dicho que le gustaría salir más a la montaña de lo que sale”, ha manifestado Darío Rodríguez, el propietario de la librería.

De esta caseta, la reina se ha llevado “Yoga y escalada”; “Cuerdas rebeldes, retratos de mujeres alpinistas” y el libro de Carlos Soria, el veterano montañero madrileño.

En Galaxia Gutemberg, ha saludado a uno de los escritores a los que admira, el griego Theodor Kallifatides, y se ha llevado su último título, “Timandra”.

Le han obsequiado además con la edición ilustrada de “Ulises” de Eduardo Arroyo, “Escritos corsarios”, de Pier Paolo Pasolini, y “La poesía reunida”, de la reciente ganadora del Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, Olvido García Galdés.

Tras pasar por el Pabellón de Europa, donde le han regalado un abanico con la bandera de la UE, que ha desplegado de inmediato para sofocar el calor, doña Letizia se ha acercado a la caseta de Portugal con motivo del centenario del nacimiento de José Saramago.

A continuación, ha ido a la librería de Pepa Arteaga, a quien la reina ha querido saludar al ser su última feria, tras 45 ediciones, por jubiliación.

El cierre del recorrido, que se ha prolongado durante cerca de una hora y media, ha sido en Gradua2, de Parla (Madrid), debutante en la feria del libro tras su fundación hace tres años.

Doña Letizia se ha interesado por algunos de los títulos de literatura juvenil y por los libros de manga, el cómic japonés, y le han regalado “La ladrona de huesos”, de Manuel Loureiro.

En total, la reina se ha ido con unos 35 libros, algunos con simbolismo, como «En esta jardín, no matarás», el de la fotógrafa Ouka Leele, fallecida esta semana, y «La insumisa», de Cristina Peri Rossi, la última ganadora del Premio Cervantes.

También se ha llevado al Palacio de la Zarzuela otros títulos como «Telegramas cinéfilos», de José Luis Garci; «La historia de Estados Unidos», de Howard Zinn; «El último verano de la URSS», de Sara Gutiérrez, o «Insolación», de Emilia Pardo Bazán. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here