La fiscalidad y los impuestos marcan el ritmo entre PP y Vox en la Asamblea

0
238
Asamblea de la Comunidad de Madrid. Fuente: Twitter

Madrid, 27 may (EFE).- La fiscalidad está siendo el punto caliente durante las últimas semanas en la Asamblea de Madrid, donde los grupos, sobre todo PP y Vox, mantienen el debate ideológico sobre la reducción de impuestos y el Ejecutivo regional marca el paso con su nueva propuesta de deflactación, para la que volverá a necesitar el apoyo de los diputados que dirige Rocío Monasterio.

La hoja de ruta de la Comunidad de Madrid, a los mandos de Isabel Díaz Ayuso, continúa con su bajada de impuestos y ahora con el anuncio de «deflactar» todos los tramos de la parte autonómica del IRPF a partir del 2023, con el objetivo de amortiguar el impacto de la inflación tras los repuntes en los precios que marcan la cesta de la compra.

El Ejecutivo regional aún está desarrollando los pormenores de esta medida que se deberá transformar en un proyecto de ley que se llevará a debate a la Asamblea de Madrid y, para que salga adelante, deberá contar con el apoyo de, al menos, los diputados de Vox.

Los populares, desde los pasados comicios del 4 de mayo de 2021, necesitan de esta formación para sacar adelante sus medidas legislativas de modo que, en ocasiones, lo han conseguido de forma tranquila y, en otras, ese apoyo ha llegado en los últimos minutos.

Este camino de rebajas fiscales arrancó su andadura el pasado mes de diciembre, cuando Ayuso cumplió con su prometida rebaja de medio punto en todos los tramos del Impuesto de las Personas Físicas (IRPF), gracias al apoyo de Vox; una medida que buscaba también presionar al Gobierno central.

Al igual que la iniciativa de eliminar todos los impuestos propios de la Comunidad de Madrid: el tributo sobre la instalación de máquinas recreativas en establecimientos de hostelería autorizados, el impuesto sobre depósito de residuos y el de actividades económicas, un tributo que solo existía nominalmente, ya que desde 2009 contaba con un recargo del 0 %.

Desde el Ejecutivo regional han continuado con su diferenciación fiscal, que ha estado en estos meses supeditado al voto favorable de Vox quien, a pesar de mostrar reticencias, finalmente se echó para atrás en su negativa a una de las medidas estrella del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, la Ley de Autonomía Financiera, que, pese a criticarla durante semanas, terminó por no votar junto a la izquierda.

Desde ese momento, el grupo liderado por Rocío Monasterio comenzó a presentar una batería de medidas a la espera de que el PP las apoye, algo que no ha hecho -como en la iniciativa de bonificar el Impuesto de Sucesiones entre tíos y sobrinos al 99 %- y han criticado que los populares se quieran adueñar del «pedigrí» de la bajada de impuestos.

«En estado de shock» y «atónitos», así asegura que se quedó el grupo de Vox, según el portavoz adjunto Íñigo Henríquez de Luna, pero «no pierden la esperanza» de que el PP apoye su medida sobre el Impuesto de Sucesiones.

«No nos va a dar lecciones nadie», ya advirtió a Vox el portavoz del PP, Alfonso Serrano, con una frase recurrente que ha utilizado para apuntar que los populares son los que han «liderado la bajada de impuestos» durante sus más de veinte años de mandato en la Comunidad de Madrid.

Ante la abstención del PP a esta propuesta -porque dentro del plan de Gobierno ya se prevé una bonificación del 20 %-, Vox ha vuelto a lanzar otro anzuelo a los populares para que se apruebe una nueva reducción de medio punto sobre el IRPF que se debatirá en el pleno de la próxima semana, el día 2 de junio.

EL PSOE PONE SOBRE LA MESA SU PROPIA PROPUESTA FISCAL

En contraposición a las derechas, el portavoz del PSOE, Juan Lobato, ha avanzado parte de su propuesta para una nueva reforma fiscal, que presentará de forma integra el próximo 6 de junio, en la que propondrá no subir impuestos a rentas menores de 150.000 euros, mientras que bajaría 0,5 puntos el IRPF a los tramos inferiores a 50.000 euros y subiría el tipo a 22,5 por ciento a las rentas de más de 200.000 euros.

Se trata, según los socialistas, de una propuesta alternativa a la del PP con la quieren elevar el mínimo personal 200 euros y otros 200 euros por cada uno de los primeros y segundos hijos, una medida especialmente dirigida a las familias monoparentales.

En cuanto a los impuestos de sucesiones y donaciones, plantea blindar a las personas con un patrimonio de hasta 1,5 millones de euros, que no pagarán más; y en el impuesto de patrimonio, a los que hereden hasta 1.008.008 euros, tampoco pagarán más impuestos según esta iniciativa de los socialistas madrileños.

EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí