Madrid, 13 jun (EFE).- El sindicato CCOO denuncia el «intenso calor» registrado este lunes en centenares de aulas de colegios madrileños, convertidas en «un infierno» por las altas temperaturas, y exige «medidas urgentes y extraordinarias» a la Consejería de Educación, como reorganizar los horarios, para evitar posibles «riesgos a la salud».

A las 10:00 horas de hoy se habían alcanzado en numerosas aulas temperaturas de hasta 38º C, advierte CCOO en un comunicado, y responsabiliza de esta situación a la Consejería de Educación, por la «negligencia e irresponsabilidad política» que, a su juicio, han demostrado al «no hacer nada» al respecto.

La secretaria de Enseñanza de CCOO Madrid, Isabel Galvín, apunta que su organización solicitó hace un mes a los comités de seguridad y salud que diseñaran un «plan de contingencia con medidas extraordinarias para hacer frente a las más que previsibles olas de calor».

Sin embargo, denuncia Galvín que la consejería «no ha reaccionado» y ahora las aulas están afrontando sin ningún plan «la ola de calor más temprana y más importante en décadas».

Por ello, reclaman a Educación que permita a los centros «tomar decisiones que garanticen el bienestar del alumnado y de los equipos docentes y educativos».

Apuntan, entre otras cuestiones, a que puedan «reorganizar» los horarios y la planificación de los centros para «velar por la salud de las personas».

Además de un plan de contingencias, CCOO exige que se destinen los fondos europeos a la climatización de los centros educativos, que «en este momento es ya una emergencia».

CCOO censura que este escenario no se haya previsto cuando «la situación no es nueva», sino que se lleva repitiendo varios veranos, y no hay un plan «para responder con rapidez ante este tipo de situaciones».

Por su parte, fuentes de la Consejería de Educación aseguran a Efe que en los pasados episodios de calor ya se enviaron a los centros educativos las recomendaciones sobre «cómo actuar ante episodios de este tipo», con medidas que se aplican «cuando es necesario», incluyendo normas como evitar la exposición al sol y el ejercicio físico o garantizar la hidratación de los alumnos.

También ponen el acento en que en la actualidad está finalizando el curso y los alumnos tienen un horario reducido.

A ello se suma, concluyen, que la Consejería realiza «constantemente» actuaciones para mejorar el aislamiento térmico de las instalaciones y limitar la entrada de calor desde el exterior, y que desde hace años en los centros de nueva construcción se adoptan medidas como la colocación de toldos o viseras en ventanas, zonas de sombras en los patios y todas las medidas que sea posible implementar. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here