Madrid, 15 jun (EFE).- La Comunidad de Madrid ha autorizado este miércoles la adjudicación de las obras de construcción del intercambiador de transportes de Valdebebas por un importe de 30 millones de euros, unos trabajos con un plazo de ejecución de 14 meses que previsiblemente comiencen durante el mes de julio.

Así lo ha indicado el portavoz del Ejecutivo madrileño, Enrique Ossorio, recién nombrado vicepresidente de la Comunidad, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, donde ha señalado que la nueva infraestructura intermodal dotará al barrio de Valdebebas de mejores conexiones con el transporte público y reducción los tiempos, al igual que se disminuirá la huella de carbono favoreciendo al medio ambiente.

La obra del intercambiador se financia a través de la Unión Europea con los fondos Next Generation.

Este intercambiador, que dará cobertura también a la Ciudad de La Justicia y al Hospital público Enfermera Isabel Zendal, estará ubicado en la avenida de Manuel Fraga Iribarne y enlazará directamente con la red de Metro gracias a la prolongación de la Línea 11, con el tramo Norte de Cercanías C-1 y C-10, con las líneas de autobuses urbanos 171, 174, con el futuro Bus de uso Prioritario (BuP) y la parada del servicio de taxi.

El edificio tendrá una superficie construida de 6.835 metros cuadrados distribuidos en dos plantas y contará con áreas de espera para autobuses, taxis e información y un vestíbulo en la zona de Cercanías con aseos.

También habrá un centro de transformación y locales para uso comercial.

Asimismo, debido a las grandes dimensiones de la parcela, se creará una gran plaza anexa al intercambiador y un espacio más recreativo, de 17.000 metros cuadrados de superficie, donde se instalarán zonas verdes.

Además, se construirá un aparcamiento de cerca de 900 metros cuadrados.

RENOVACIÓN POR DOS AÑOS DEL CONVENIO CON CASTILLA-LA MANCHA PARA EL ABONO DE TRANSPORTE

En la reunión del Ejecutivo también se ha aprobado la renovación por dos años del convenio de cooperación con la Junta de Castilla-La Mancha para el uso del abono transporte madrileño en los desplazamientos entre ambas regiones.

Desde 2001 las dos administraciones han colaborado para facilitar el transporte público a los ciudadanos mediante estos acuerdos. El último suscrito en 2016 fue prorrogado para 2020 y 2021. Con este nuevo se extenderá su vigencia hasta el 31 de diciembre de 2023, pudiendo prolongarse por un máximo de dos años.

La financiación se distribuye según la residencia de los abonados y su movilidad. De esta manera, el importe de las aportaciones se determina anualmente según los viajes realizados, la tarifa de compensación y la recaudación obtenida por la venta de los títulos de transporte.

El gasto plurianual derivado asciende a 34,6 millones de euros autorizados por el Consejo de Gobierno, estimación que resulta de deducir al total de necesidades previstas el importe de los ingresos tarifarios estimados.

El convenio vigente beneficia a unas 20.000 personas que se desplazan a diario desde Guadalajara y Toledo hasta Madrid ciudad y la corona metropolitana.

Estos usuarios cuentan con las modalidades E1 y E2 del abono de transportes para acceder a las líneas de autobuses interurbanos y Cercanías Renfe que comunican la capital con casi un centenar de municipios. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here