Enrique Ruiz Escudero. Twitter

Madrid, 4 jul (EFE).- El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha indicado este lunes que la Comunidad de Madrid lleva una semana «en una fase de ralentización del crecimiento e incluso de estabilización» de la séptima ola de coronavirus, con una incidencia acumulada de 1.683 casos por cada 100.000 habitantes en mayores de 60 años y de aproximadamente la mitad en el resto de la población.

En declaraciones a Onda Madrid, Ruiz Escudero ha precisado que en los hospitales madrileños hay 2.044 pacientes ingresados en planta y 89 en unidades de cuidados intensivos (UCI), de los que un 40 ó 45 por ciento son por covid.

Entre los datos que reflejan la ralentización del crecimiento y el comienzo del descenso de los casos de coronavirus el consejero ha señalado la disminución de las llamadas del Summa 112, la estabilización en el seguimiento por parte de la Atención Primaria, el descenso de la frecuentación de pacientes en las Urgencias que ha bajado un 10 por ciento esta semana con respecto a la semana anterior y el pequeño descenso en el programa Vigía, que analiza las aguas residuales.

«Esperemos que esto se consolide esta semana y ya podamos hablar de haber hecho el pico de contagios que casi con toda probabilidad se ha debido producir ya», ha apuntado Ruiz Escudero.

Ha apuntado que, por el volumen de pacientes que han sido atendidos por el Summa 112, la Atención Primaria y los hospitales y por el comportamiento epidemiológico, sí se podría hablar de séptima ola por la llegada de las dos variantes de ómicron, Ba.4 y Ba.5.

«Cada vez que llega una variante va complicando el control de la pandemia», ha reconocido el consejero, quien ha precisado que la «buena noticia» es la baja repercusión de los dos nuevos sublinajes de ómicron desde el punto de vista asistencial y el comportamiento clínico en los pacientes.

En comparación con el verano anterior, entre la quinta ola y la séptima ola, el descenso del número de ingresados es casi un 65 por ciento menor.

Ha coincidido con el viceconsejero de Asistencia Sanitaria y Salud Pública, Antonio Zapatero, en considerar que las variantes Ba.4 y Ba.5 son tan diferentes a las anteriores cepas que hay que hablar de una covid-22.

«Es una buenísima definición la que ha hecho el doctor Zapatero al hablar de covid-22 porque nos enfrentamos a un covid completamente distinto», por «la traducción que está teniendo desde el punto de vista asistencial y por el comportamiento clínico en los pacientes, con menos ingresos, también motivados por la vacunación», ha admitido. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí