El Real Madrid disputará la final de la Champions, la segunda consecutiva Victoria del Atlético con pase a la final del Real Madrid

0
264
Sergio Ramos, capitán del Real Madrid.
Sergio Ramos, capitán del Real Madrid.

EFE.- Así jugó el Real Madrid el partido de vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones, disputado ante el Atlético de Madrid en el estadio Vicente Calderón (2-1).

 

– Keylor Navas (7). La misión de volver a dejar su puerta a cero como en la ida parecía tarea imposible ante el ímpetu del rival en el arranque del partido. Arrancó el derbi con una buena acción abajo para evitar el gol a los 5 minutos en disparo de Koke. Nada pudo hacer en el primero, tocó el balón en el penalti pero no consiguió evitar el segundo y tras mostrarse firme en el resto de llegadas rojiblancas, dejó dos grandes paradas en el segundo acto. Tras fallo de Danilo sacó el mano a mano con Carrasco y el rechace con una acción repleta de reflejos a Gameiro. Otra a Griezmann

– Danilo (2). Fue el elegido para ocupar el hueco de Carvajal y demostró la importancia que tiene el lateral español. Nervioso, jugando siempre para atrás cuando le llegó el balón, superado por el partido y por los rivales que le encararon. Recibió una cartulina amarilla cuando no se cumplían 4 minutos del duelo que le condicionó. Sin ninguna incorporación ofensiva, se limitó a intentar cubrir el expediente. Un error suyo pudo provocar el tercero del Atlético.

Roberto Morales.
– Varane (4). Reservado por Zidane para los duelos claves, regresaba al equipo titular y comenzó sin responder a la exigencia del rival. Perdió la marca de Saúl en el saque de esquina del primer gol y cometió penalti a Fernando Torres en el segundo tanto. Se entonó con el partido, pero no exhibió su habitual firmeza.

– Sergio Ramos (7). Lideró a la defensa y tiró del Real Madrid en los momentos en los que el partido pedía casta, dejándose el alma en cada balón aéreo sin recordar el codazo que recibió nada más comenzar el choque. Se impuso en todos los balones colgados por el Atlético y en su cabeza estuvo sentenciar antes la eliminatoria. En esta ocasión, a diferencia de Lisboa y Milán, cabeceó arriba un saque de esquina de Kroos. Ejerció de capitán en todo momento para ser un referente.

– Marcelo (6). La pelota no le quema nunca, ni en los momentos de agobio que pasó el Real Madrid. Siempre la pidió para dar salida desde su banda al juego e intentar frenar la presión rojiblanca. En acciones individuales logró romper líneas enemigas, con incorporaciones siempre desequilibrantes en sus subidas al ataque más elegidas y con menos continuidad que en otros encuentros.

– Casemiro (7). Preparado siempre para la batalla, el brasileño intentó siempre destruir el juego del Atlético de Madrid, igualando en intensidad al rival y frenando con entradas acciones. Lo mismo recibía una entrada por un pique con Gabi, que hacía una falta táctica que provocaba la desesperación del Vicente Calderón. No se complicó con el balón y dio paso a los compañeros más inspirados. A los 7 minutos pudo dejar helado a la grada con un testarazo tras córner, que sacó Oblak con una gran parada.

– Kroos (6). Emergió su figura en la recuperación en la segunda parte, después de estar desaparecido en la primera y con el Real Madrid pidiendo gritos mayor protagonismo del alemán en el centro del campo. Con el paso de los minutos se fue encontrando cómodo, asociándose con sus compañeros, para acabar dominando el centro del campo.

– Modric (8). Fue el mejor arma de Zinedine Zidane para huir de la presión intensa adelantada del Atlético de Madrid. Con un control o una arrancada se quitaba varios rivales de encima. Gestos de alta calidad con los que permitía a su equipo ganar metros y tener protagonismo con el balón. Nunca se arrugó y realizó una lectura de partido siempre buena.

– Isco (9). Fue el dueño del balón, el jugador que impuso a lo que debía jugar el Real Madrid y alimentó de fútbol a sus compañeros. Mandó entre líneas, invitando a tocar siempre y dormir el ritmo de partido de inicio. Provocó amarilla a Savic pegado a banda. La pidió siempre, se ofreció cuando venían mal dadas, se levantó de cada entrada recibida y golpeó para noquear al rival. La tuvo a los 38 minutos tras un buen recorte pero chutó blando abajo y al borde del descanso apareció en el área chica para convertir en oro un balón muerto y marcar el tanto del partido 61 consecutivo del Real Madrid con el que iguala un récord. En la segunda parte no rebajó su protagonismo, ayudando con esfuerzos defensivos y queriendo siempre la pelota para organizar el ataque.

– Cristiano Ronaldo (6). Después de marcar cinco goles al Bayern en cuartos y los tres de la ida de semifinales al Atlético se quedó sin marcar pero tuvo ocasiones para hacerlo. No le llegó el balón en la primera parte, cuando recibió una dura entrada de Godín, siendo golpeado con el cuerpo en el aire en un balón aéreo. Nada frenó su ímpetu y sFÚTBOL LIGA CAMPEONES: ATLÉTICO DE MADRID-REAL MADRIDiempre buscó generar peligro. En la segunda parte tuvo más oportunidades. La inició probando con una falta lateral la firmeza de Oblak. A los 57 tuvo la primera clara a pase de Marcelo pero no encontró portería y perdonó el empate a dos minutos del final con Marcelo y Morata solos para marcar.

– Benzema (7). Estuvo desaparecido hasta el minuto 22 que comenzó a asociarse con compañeros cayendo a banda, entrando en contacto con el balón para mostrar su calidad. Una genialidad suya fue la clave para frenar el aluvión rojiblanco y cerrar el intento de remontada. Con tres regates pegado a línea de fondo se fue de los defensas que le salieron al paso para crear la acción del gol. Ya no se fue del partido y cada acción que protagonizó fue una muestra de calidad. Le faltó el gol y las ocasiones para hacerlo, pero demostró una vez más que aporta mucho más que tantos a su equipo y es igual de clave.

————————————————————

Marco Asensio (6). Entró a los 77 minutos por Benzema, con el partido roto y los equipos esperando el pitido final. Intentó ser vertical siempre para buscar el tanto del empate.

Lucas Vázquez (6). Se pegó a la banda derecha en los trece minutos que jugó para abrir el campo e intentar encarar a un cansado Filipe. Buscó desequilibrar en los últimos compases.

Morata (s.c). Entró por Isco en el minuto 88 y apenas tuvo tiempo para entrar en juego. Roberto Morales.  EFE

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here