Los termómetros se disparan desde Portugal hasta Turquía

0
235

EFE.- La ola de calor que padece el Mediterráneo desde Portugal hasta Turquía amenaza con extenderse hacia el centro e incluso el norte de Europa, llevando consigo la amenaza de los incendios forestales y los daños a la salud.

Una DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos) sobre el territorio de la España peninsular, un anticiclón estático al norte y una dorsal al sur, todo ello reforzado por la llegada de aire tórrido de origen africano, generan la combinación de factores que, según ha explicado la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), está sofocando a la península Ibérica con temperaturas récord.

A la espera de ver cómo evoluciona la situación, este jueves ha sido calificado por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) de España como «el peor día» hasta el momento, con temperaturas que han llegado a los 45 grados en algunas zonas y que ha situado a Madrid capital con 42 grados, además de avivar incendios forestales en distintos puntos de la geografía, especialmente en las provincias occidentales de Salamanca y Cáceres, donde han ardido más de 6.000 hectáreas.

El calor excesivo puede además matar, como demuestran las 43 víctimas mortales registradas en España el domingo 10 -cuando comenzó formalmente esta segunda gran ola de calor del verano- y el lunes 11 de julio. De momento, no hay datos del resto de la semana.

En Portugal, la alerta roja también afecta a gran parte del país y el primer ministro, António Acosta, confirmaba hoy la extensión del estado de contingencia hasta el próximo domingo, tras declarar también este jueves como el «día más grave» debido al aumento de temperaturas, el viento y la baja humedad.

Aunque más de 3.000 efectivos combaten hoy los incendios que ya han calcinado unas 10.000 hectáreas en el interior del país y especialmente en la región de Leiria (centro), el Gobierno portugués ha sido criticado por no disponerse de más medios.

Costa se ha defendido aduciendo que «los recursos no son limitados en Portugal, son limitados» en general, y que «la respuesta no son más medios, sino más cuidado» en el sentido de concienciación ciudadana.

En Francia, los dos fuegos en el departamento de Gironde, con capital en Burdeos, que han quemado ya más de 4.000 hectáreas y obligaron a desalojar ayer a 6.500 personas, han forzado hoy a la evacuación de otras 4.000 «con carácter preventivo» en la localidad de Cazaux.

Un millar de bomberos, un centenar de vehículos y media docena de aviones trabajan en este momento en los dos fuegos, en Landiras y en La Teste de Buch, que asolan este departamento, uno de los siete en alerta naranja en el sur de Francia por culpa del calor.

Los servicios meteorológicos franceses, que esperan que el calor dure entre ocho y diez días, con su pico entre el sábado y el martes próximos, auguraban hoy temperaturas máximas de 38 grados en Burdeos y de 40 en Mont de Marsan, en el vecino departamento de las Landas.

Los termómetros disparados afectan también al este del Mediterráneo y, en el caso de Turquía, las autoridades han anunciado esta tarde el control de varios incendios forestales cerca de la costa egea, donde varios miles de personas tuvieron que ser evacuadas por razones de seguridad.

Solo para controlar las llamas en la región más afectada, la de Mugla, fue necesario emplear 7 aviones, 14 helicópteros y 103 camiones de bomberos con el apoyo de unidades militares, mientras que otro fuego en el distrito de Urla, cerca de Esmirna, la tercera ciudad del país, fue controlado gracias a la intervención de bomberos y guardias forestales.

Ourense vuelve a batir un record de calor al alcanzar los 44 grados

La ciudad de Ourense ha vuelto a batir el récord de calor en los registros de esta semana, tras alcanzar a primera hora de esta tarde los 44 grados centígrados, superando la máxima histórica anterior establecida el pasado martes en 43,3 grados.

En una nueva jornada de la ola de calor, la capital orensana supera la máxima alcanzada en 2018, cuando llegó a 42 grados, aunque con mínimas entonces por encima de 20 grados.

Crece la preocupación por la evolución de los incendios en plena ola de calor

Las «condiciones desfavorables» de viento y temperatura elevan la preocupación por los incendios registrados en diferentes puntos de la geografía española, en especial el que afecta a las provincias de Salamanca y Cáceres, donde el fuego ha arrasado ya más de 5.500 hectáreas.

En la zona limítrofe entre ambas provincias se están complicando las labores de extinción de las llamas, que se han expandido desde la comarca cacereña de Las Hurdes, donde el lunes se detectó un primer fuego y en la tarde del jueves se ha reactivado otro foco, hacia el parque natural salamantino de Las Batuecas (Sierra de Francia), cerca del municipio de Monsagro.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) mantiene para este viernes el aviso especial por ola de calor en la península y advierte de temperaturas muy altas en la mayor parte del territorio peninsular y Mallorca, con un ascenso de las máximas en Cataluña y Cantábrico occidental y un descenso en la mitad oeste de Galicia.

Dieciséis comunidades autónomas estarán mañana en diferentes niveles de aviso por altas temperaturas, solo Extremadura en rojo, mientras en naranja lo estarán Andalucía, Aragón, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Cataluña, Galicia, Comunidad de Madrid, Navarra y La Rioja, y en amarillo serán Asturias, Baleares, Cantabria, Región de Murcia, País Vasco y Comunidad Valenciana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí