Clínica investigada aporta informe que descarta mala praxis en el caso Silvia

0
114
Silvia Idalia Serrano. Fuente twitter

Madrid, 27 jul (EFE).- La clínica CEME, investigada en el caso de Silvia, la mujer que estuvo grave varios meses tras operarse de estética y sigue hospitalizada, ha presentado al juzgado un informe del jefe de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal que descarta mala praxis porque no contrajo la bacteria en el entorno hospitalario.

La defensa de la clínica ha presentado este informe pericial al Juzgado de Instrucción número 46 de Madrid, que mantiene investigados a dos facultativos y a la propia clínica por un posible delito de lesiones por imprudencia en el caso de Silvia Idalia Serrano.

Esta mujer, de 34 años, se sometió a una operación de estética el pasado 29 de abril tras la que fue dada de alta, pero luego sufrió una infección y fue trasladada grave al Hospital La Paz, donde permanece en Cuidados Intensivos.

En las últimas semanas su estado ha mejorado y se le retiró la sedación, pero sigue grave y está pendiente de varias cirugías en la parte del cuerpo afectada por la infección, según ha detallado a Efe su letrada.

Paralelamente el caso avanza judicialmente y precisamente ayer martes la clínica CEME aportó al juzgado, para que se incorpore a las diligencias si el juez así lo estima, un informe pericial firmado por el doctor Javier Cobo Reinoso, Jefe de Sección del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal, al que ha tenido acceso Efe.

El informe de parte concluye que «no se deduce infracción de la lex artis médica en los profesionales sanitarios que atendieron a la paciente hasta su traslado al Hospital La Paz».

Detalla que la paciente sufrió una complicación infecciosa denominada fascitis necrotizante que es «excepcional» tras los procedimientos de cirugía plástica, y cuyas bacterias «no son de adquisición hospitalaria ni transmitidas a partir de personal o el entorno sanitario, sino procedentes de la microbiota (flora) de la paciente».

Destaca que la fascitis necrotizante «puede ser difícil de establecer en las primeras horas o días de su presentación», y subraya que tras la operación la paciente fue atendida por personal de CEME en un hospital, «realizándose exploración de las heridas, tomas de constantes y exploraciones analíticas».

Cuando se detectaron «signos generales de afectación general (sistémica) se procedió a su traslado a un centro de mayor complejidad», lo que ocurrió el 6 de mayo, una semana después de la operación.

Tras conocer este documento, la letrada de la familia de Silvia ha explicado a Efe que se trata de un informe de parte que harán llegar a expertos para valorar su contenido, pero que en cualquier caso, aunque se demostrara que Silvia no contrajo la bacteria en el quirófano, «no rebate la desatención que sufrió», con varias llamas y asistencias al hospital porque tenía síntomas de infección que no fueron bien valorados.

La familia de Silvia está a la espera de que el juez admita a trámite la ampliación de la denuncia inicial que plantearon hace unos días, con 19 afectados más por presunta mala praxis en la misma clínica, ya que se trata de casos similares, en los que la vida de algunos afectados se vio en riesgo, según expone la acusación.

El magistrado tendrá que decidir si admite estos casos dentro de la causa de Silvia o no. Si no fuera así la familia de la afectada presentará una denuncia aparte por estos otros casos en los juzgados de guardia para que la investigue otro juzgado. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí