Madrid exige que tres pastores devuelvan unas ayudas de 2017, según Ugama

0
97

Madrid, 17 ago (EFE).- La Unión de ganaderos y agricultures UGAMA critica la «falta de empatía y respeto hacia el medio rural» por parte de la Comunidad de Madrid, tras exigir a tres pastores la devolución de las subvenciones europeas PAC recibidas en 2017 por carecer de licencia de aprovechamientos de pastos.

Para la Unión de Ganaderos, Agricultores y Silvicultores de Madrid (Ugama), este hecho «insólito, sin precedentes, corrobora una vez más la falta de empatía y respeto hacía el medio rural» por parte de la Dirección general de Biodiversidad y Recursos Naturales madrileña.

En un comunicado, Ugama afirma tener «constancia de que, en la Comunidad de Madrid, no hay un solo ganadero que posea el documento de licencia de aprovechamiento de pastos expedido por la mencionada Dirección General».

Los tres pastores en cuestión «tienen un contrato en regla en el que se incluyen las parcelas afectadas por el que abonan 4.500 euros anuales a la Asociación de Propietarios de Navas del Rey desde el año 1999», según la organización agraria.

En los últimos 25 años, estos pastores «no han tenido ni una notificación de carencia de dicha licencia por parte de los agentes medioambientales, asociación de propietarios, ayuntamientos correspondientes propietarios de parcelas en montes públicos».

Tampoco han recibido notificación de la citada Dirección General y han percibido «todos estos años las ayudas de la Política Agraria Comunitaria (PAC) correspondientes sin ningún problema».

En la campaña PAC 2021, junto con los demás controles que se realizan a las solicitudes de Ayudas Directas, estas parcelas fueron sometidas a control por monitorización de las superficies declaradas con este resultado: “Su expediente 2021 ha finalizado sin ninguna incidencia derivada de los controles por monitorización”, añade Ugama.

«Lo más sorprendente es que estos pastores participan, desde hace años, en esas mismas parcelas, en el programa Pastoreo Bombero con sus más de 2.000 cabras en una zona declarada de máximo riesgo de incendio», promovido por la propia Consejería de Medio Ambiente Vivienda y Agricultura.

Para Ugama, esta Dirección general «insiste en seguir adelante con su nefasta política, en este caso, pretendiendo hundir a tres pastores de caprino en extensivo a pesar de haber recurrido las anteriores circunstancias».

Esta unión agraria «está a la espera» de reunirse con la consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura, Paloma Martín, y solicitará otra reunión con la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, para «hacerle llegar las propuestas, así como las inquietudes del sector agrario y ganadero».

El presidente de Ugama, Alfredo Berrocal, advierte de «la difícil situación que sufre el campo de Madrid en el que la fauna sin control se come nuestros cultivos y los lobos y buitres a nuestro ganado».

Además, «los insumos disparados y los precios en origen arruinan a los agricultores y ganaderos y eventos climáticos como Filomena o la sequía causan efectos devastadores. Todo esto sin ningún tipo de ayuda por parte de una Administración regional ineficaz y empeñada en penalizar a los agricultores y ganaderos de la región».

POSTURA DE LA CONSEJERÍA

Desde el Gobierno regional explican que la retirada de la ayuda se debió a que estos pastores «no cumplen los requisitos de acceso a las subvenciones» al no contar con el correspondiente permiso para utilizar los citados pastos.

«En los controles rutinarios efectuados para el seguimiento de la PAC vimos que estos pastores habían estado llevando a su ganado a alimentarse en unos pastos de monte público que no tenían permiso para utilizar», señala en un comunicado la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura.

Para tener dicho permiso, «tendrían que haberse presentado a la convocatoria de aprovechamiento de monte público que hizo la Comunidad de Madrid en este terreno concreto y que hasta en dos ocasiones quedó desierta».

El Gobierno regional tiene «un gran compromiso con el sector primario regional y destina un gran número de ayudas para el desarrollo de su actividad, clave en la región, pero también debe velar por el buen uso de los montes de utilidad pública, conforme a la normativa y mediante el pago las tasas establecidas». EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí