La UE pacta ahorrar luz y recortar beneficios a todo el sector energético

0
77

EFE.-Reducir el consumo de electricidad y gravar los beneficios de las compañías energéticas son las medidas acordadas este viernes por los ministros de Energía de la Unión Europea (UE) en su reunión extraordinaria convocada para responder al astronómico precio del gas, aunque también se explorará intervenir el mercado eléctrico e imponer un precio máximo al gas ruso.

Las capitales han encargado a la Comisión Europea que diseñe medidas en esta dirección con carácter urgente y la institución que preside Ursula von der Leyen tiene la intención de presentar una batería de propuestas el próximo martes, lo que iniciará un procedimiento para aprobarlas en cuestión de semanas.

«Hemos acordado la necesidad de una solución urgente y robusta. No ha sido una discusión fácil ni tampoco será la última, pero hemos conseguido encontrar una clara dirección de las medidas que deben tomarse», dijo en rueda de prensa el ministro checo de Energía, Jozef Síkela, cuyo país ostenta la presidencia de turno del Consejo de la Unión Europea hasta finales de año.

Los ministros han invitado a la Comisión Europea a proponer una «intervención de emergencia y temporal, incluido un tope al precio del gas», señala el comunicado pactado por los Estados miembros, en el que añaden que estas medidas deben acabar con el contagio de este hidrocarburo en los mercados de electricidad.

Además de esto, los socios del bloque piden a Bruselas medidas para «limitar los beneficios» de las compañías que producen electricidad con fuentes de generación renovable o nuclear, que con unos costes mucho más baratos se están beneficiando de la cotización del gas, que marca el precio que cobran todas las tecnologías.

IMPUESTO ENERGÉTICO

También abogan por introducir un impuesto, que llaman «contribución de solidaridad», para gravar los beneficios extraordinarios que están acumulando desde hace meses las firmas del sector de los combustibles fósiles.

A la intervención del mercado y la captación de rentas del sector energético se suma el compromiso de los Veintisiete para reducir el consumo de electricidad pero, a falta de la propuesta de la Comisión con un objetivo concreto, queda todavía por definir si este ahorro será obligatorio o voluntario.

«Algunos países se han inclinado por que este objetivo sea voluntario o, en el supuesto de que sea obligatorio, que sea cada Estado miembro quien decida cómo aplicarlo», resumió en una rueda de prensa la vicepresidenta española y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera.

La titular española aprovechó la cita para exponer a sus colegas el «buen funcionamiento» de la llamada excepción ibérica y aseguró que «varios Estados miembros están pensando en aplicar ese mecanismo en su mercado» nacional, si bien cree que no funcionaría en los países con pocas renovables y mucha generación fósil.

DUDAS SOBRE EL GAS

Más «abierto», en palabras de Ribera, queda la posibilidad de poner un límite al precio de gas ruso importado por gasoducto, una opción que la Comisión Europea puso sobre la mesa, que rechaza Hungría y que genera dudas en otras capitales como Berlín pero sobre la que «hay que seguir trabajando» para definir, además, si afectaría también a otros productores como Argelia o Noruega.

Hay socios comunitarios que sostienen que es mejor utilizar la vía diplomática y negociar con Argel y Oslo esa medida. En las últimas fechas, Von der Leyen ha intercedido con Noruega, país al que ha definido como «el verdadero ancla para la seguridad energética de Europa», y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha visitado el país norteafricano.

«Algunos países nos han pedido que analicemos posibles límites de precio al resto del gas que la UE importa. Si el objetivo de nuestras políticas es contrarrestar las manipulaciones rusas de las entregas de gas a Europa, tiene sentido centrarse en el gas ruso», dijo en rueda de prensa la comisaria europea de Energía, Kadri Simson.

La responsable comunitaria añadió que «un precio general al gas, incluido el gas natural licuado, puede suponer un riesgo de suministro», pero reconoció que «en este momento todo está sobre la mesa».

Los ministros esperan que la Comisión presente sus propuestas formales el próximo martes y confían en poder cerrar las medidas urgentes y temporales en un nuevo consejo extraordinario de Energía que se celebrará previsiblemente a final de mes. EFE

Ribera «satisfecha» porque los Veintisiete entienden que el mercado eléctrico «no funciona»

La vicepresidenta española Teresa Ribera lamentó hoy que la Unión Europea (UE) haya tardado «un año» en darse cuenta de que el mercado eléctrico «no funciona», pero aseguró que sale «satisfecha» del Consejo extraordinario de Energía celebrado en Bruselas, porque finalmente los Veintisiete y las instituciones entienden que «es necesario intervenir».

«Lo que hace un año era un debate tremendamente complicado, hoy es una premisa entendida por todos: el mercado no funciona (…). Me voy satisfecha porque creo que hoy se ha entendido por qué es importante intervenir», dijo Ribera en rueda de prensa.

Ribera señaló que técnicamente el mercado funcionaba «de forma impecable» pero generaba «unas consecuencias indeseables» debido al sistema marginalista de formación de precios, que hace que las tecnologías de bajo coste de producción, como las renovables, se paguen a precio de otras mucho más caras, como la generación con gas.

«A la pulcritud técnica se tiene que imponer la voluntad política que permita proteger a los ciudadanos. En ese sentido sí me voy satisfecha porque hay una reacción de cierre de filas del conjunto de los gobiernos y de las instituciones europeas queriendo mostrar que estamos dispuestos a tomar las decisiones adicionales que sean necesarias para reducir el impacto», dijo.

España y Portugal disfrutan desde junio de un «mecanismo ibérico» que limita el contagio del gas a las renovables.

La Comisión Europea formalizará sus propuestas la próxima semana y las capitales esperan cerrar algunas de las medidas urgentes y temporales este mismo mes, para adentrarse más adelante en una reforma de calado del mercado de la electricidad.

«Ha sido una pena perder este año (…) pero lo importante es que hay un consenso hoy», añadió.

«Lógicamente, en unas circunstancias como estas nunca te vas satisfecha. El problema no está resuelto en el horizonte», agregó Ribera, quien indicó que el objetivo de todas las iniciativas que se están explorando es «que Europa y los europeos salgamos con los menos rasguños posibles de esta circunstancia, pero unidos y solidarios». EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí