Acusada de matar a menor no colaboró con policías pero confesó en el hospital

0
70
Sede de la Audiencia Provincial de Madrid.

Madrid, 15 sep (EFE).- La joven acusada de matar por celos a una menor en Alcorcón en 2018 no se entregó a la Policía hasta que supo que iban a detenerla, no colaboró en la investigación y sufrió una crisis de ansiedad por la que fue trasladada al hospital, donde sí confesó el crimen a los agentes que la custodiaban.

La Audiencia Provincial de Madrid ha continuado este jueves el juicio con jurado por el asesinato de la menor de 17 años Denisa Dragan el 25 de noviembre de 2018 en una vivienda de Alcorcón, supuestamente perpetrado por Rocío M.S. y Mario T.M. después de que la menor enviase una solicitud de amistad en una red social a Mario, que había sido su pareja antes y en ese momento era novio de Rocío. La Fiscalía pide para ellos 26 y 20 años de cárcel.

Este jueves han declarado varios agentes que han detallado cómo sospecharon desde el inicio de Rocío, a la que fueron a detener a casa de sus padres en Ventas de Retamosa (Toledo) al día siguiente al crimen porque antes no había acudido a Comisaría.

De Mario no sospecharon inicialmente porque en ese momento parecía que solo había llevado a la autora al lugar, aunque luego supieron que Rocío le contó lo que había hecho y le dio el cuchillo ensangrentado, que tiraron a unos matorrales.

El instructor del atestado ha relatado que sospecharon de Rocío por la declaración de su entonces novio y la de la amiga con la que hablaba la víctima por teléfono cuando fue agredida, que le oyó decir «Rocío no me hagas daño» y «tía, me ha pinchado, ven porfa».

Ha detallado que su jefe llamó al día siguiente al padre de la joven, que es guardia civil, para informarle de que la estaban buscando, y el padre les dijo que estaba con él y se dirigían a casa. Así lo ha corroborado el que era jefe de Homicidios e hizo esa llamada «entre muchas otras».

«La detención no fue voluntaria, la detuvimos en la puerta de su casa», ha detallado el instructor policial, que ha explicado que en ese momento la joven no tenía síntomas de haber consumido drogas y estaba bien, aunque luego sufrió una crisis de ansiedad por la que fue trasladada al hospital, donde confesó el crimen a dos policías.

Les relató que se enfadó con Mario porque vio unos mensajes entre él y Denisa, pero los de él estaban borrados, y por eso le pidió que la llevase a la casa de Denisa, donde la menor le azuzó a unos perros y entonces ella se asustó y la apuñaló, tras lo que volvió al coche en el que Mario la había llevado, según han corroborado los dos agentes a los que hizo esta declaración «espontánea».

Uno de los agentes ha detallado que cuando Rocío dijo que quería ver a Denisa, fue Mario el que le dijo que él sabía dónde vivía la menor y la podía llevar.

Pero, aparte de ese momento, Rocío no colaboró y no dijo a los investigadores dónde estaba su teléfono para ocultar pruebas que la incriminaban, como luego se demostró al ver los mensajes amenazantes de Rocío a Denisa, según ha relatado el instructor del atestado policial.

Tras la agresión, hacia las once de la noche del día del suceso, los dos jóvenes fueron a la casa de una tía de Mario, donde explicaron en parte lo ocurrido y desde donde ya de madrugada Rocío llamó a sus padres diciendo «que la había liado», y su padre la recogió de allí a la mañana siguiente, según los investigadores, que no la localizaron hasta por la tarde.

Durante la sesión del miércoles y en la de este jueves varios agentes han corroborado que en la vivienda había dos perros de raza potencialmente peligrosa -uno era de Denisa y otro de su entonces novio- pero que estaban encerrados. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí