Trece detenidos en el desalojo del edificio ocupado La Quimera en Lavapiés

0
30
Edificio ocupado de La Quimera, Madrid

Madrid, 21 sep (EFE).- La Policía Nacional ha detenido a 13 personas, nueve por tráfico de drogas y cuatro por encontrarse en situación irregular en España, durante el desalojo de La Quimera, un edificio ocupado de forma ilegal en pleno corazón del madrileño barrio de Lavapiés.

La amplia operación de desalojo del bloque, en la que han participado este miércoles unos 200 agentes de la Policía Nacional y otros 80 de la Policía Municipal, se ha desarrollado desde primera hora de la mañana hasta el mediodía en cumplimiento de una orden dictada por el Juzgado de Instrucción número 15 de Madrid.

En el edificio, situado entre la calle Amparo y la plaza Nelson Mandela, habitaban 70 personas, entre ellas al menos tres mujeres y un menor de edad.

La policía les ha derivado a los centros y oficinas de Servicios Sociales, algunas de ellas situadas cerca de la ubicación de La Quimera, aunque también han contado con la asistencia de Samur Social.

Según han informado a Efe fuentes policiales, durante el operativo han sido detenidas 13 personas y al menos un hombre ha sido trasladado a dependencias policiales para proceder a su identificación.

El desalojo había sido reclamado en numerosas denuncias de los vecinos, que habían protestado por peleas, venta de drogas y otros incidentes supuestamente protagonizados por los ocupantes.

De hecho, el propietario del edificio denunció la situación convencido por la propia Policía Municipal, que se puso en contacto con él para poder llevar a cabo la operación, han indicado a Efe fuentes municipales.

Desde mayo pasado, además, la Policía Nacional y la Policía Municipal han desplegado personal en la zona para realizar «patrullajes permanentes», una actuación que, desde septiembre, ha contado con «veinte agentes más» de los iniciales, y se han mantenido en contacto con los colectivos vecinales de la zona.

Las mismas fuentes justifican la puesta en marcha del operativo por el «incremento» de la inseguridad en el barrio durante los últimos meses, «gran parte» de ella procedente, según el Consistorio madrileño, por el «centro ocupado» y el tráfico de drogas de algunos de sus residentes.

Efectivos de la Policía Nacional mantendrán vigilancias en las inmediaciones de La Quimera durante los próximos días, tanto de día como de noche, para evitar que el edificio vuelva a ser ocupado ilegalmente.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, que ha acudido a la inauguración de las oficinas de Oracle en la capital, ha agradecido la colaboración de la delegada del Gobierno, Mercedes González, en el desalojo de La Quimera, y ha abogado por no «idealizar» a los okupas, de los que ha dicho que «quieren vivir por la cara y a costa de los demás». EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here