Madrid, 21 sep (EFE).- La Comunidad de Madrid ha suscrito este miércoles un convenio de colaboración con los responsables de «Sin libertad 20 años después», un documental dirigido por el cineasta vasco Iñaki Arteta para reivindicar el relato de las víctimas del terrorismo de ETA y poner el termómetro para conocer su situación.

El largometraje, producido por Pedro Lanza, que ha contado con una subvención del Gobierno madrileño de 50.000 euros y que se presentará en la Semana Internacional de Cine de Valladolid a finales de octubre, es la continuación de «Sin libertad», un trabajo reconocido y premiado en todo el mundo.

Arteta ha encargado a unos jóvenes periodistas de alrededor de 20 años entrevistar a una serie de víctimas vascas, que ya fueron entrevistadas para la película «Sin libertad» hace dos décadas, «en una especie de juego experimental» para invitar a unos jóvenes con muy poca información sobre el terrorismo a enfrentarse con una víctima, diseñar una entrevista e intercambiar impresiones con ella.

Los jóvenes tienen la oportunidad de conocer la vida de esas personas que han vivido el cese de la actividad terrorista hace diez años y el cambio significativo que se ha producido en la sociedad vasca, que ha propiciado la presencia del «brazo político de ETA» en las instituciones y en los pueblos, lo que aún tiene una influencia «perturbadora» en la vida de las víctimas en el País Vasco, según el director.

Al final de la película, ha indicado Arteta, los jóvenes son entrevistados para conocer qué les ha aportado la experiencia y muestran «sorpresa e interés» porque se dan cuenta de que es «una parte dolorosa de la historia de su país», pero nunca habían oído hablar de lo que les han contado las víctimas ni lo han leído en los libros de texto ni sus familias hablaban del terrorismo.

El objetivo de Arteta es «poner al día» la situación de las víctimas en el País Vasco, explorar el conocimiento que tienen los jóvenes sobre el terrorismo y las víctimas y analizar qué pasa cuando un joven encuentra con una historia «tan trágica».

«El relato de las víctimas tiene que seguir eternamente en la memoria de los españoles, pero mientras vivan es necesario poner el termómetro para conocer su situación», ha dicho el director, quien ha explicado que aunque haya cesado la actividad violenta, la condescendencia de muchos vascos, sobre todo, los nacionalistas, hacia el terrorismo afecta a las víctimas porque el proyecto político que les ha destrozado la vida sigue vigente.

El consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Enrique López, ha subrayado que la Comunidad de Madrid tiene la obligación legal de trabajar por el mantenimiento de la memoria de las víctimas del terrorismo, pero además es «una devoción» y «un acto de justicia».

El Gobierno regional hace esfuerzos para fomentar este tipo de actividades y también para formar a profesores para que trasladen la historia de la banda terrorista ETA a los más jóvenes.

López ha recalcado que el hecho de que el brazo político de ETA esté en las instituciones es «una consecuencia de la democracia», pero que el brazo político de ETA sea un socio del Gobierno de España es «una decisión voluntaria de Pedro Sánchez», por lo que ha insistido «en el relato de que hubo víctimas y verdugos y quien no condena a los verdugos, no está condenando al terrorismo y está asumiendo las dramáticas consecuencias que tuvo». EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí