Justicia indemniza con 220.243 euros una muerte por asistencia «deficiente»

0
176
Hospital Universitario Gregorio Marañón.

Madrid, 28 sep (EFE).- La Justicia madrileña ha ordenado indemnizar con 220.243 euros a la esposa y a los hijos de un hombre que murió hace dos años en el hospital público madrileño Gregorio Marañón por asistencia sanitaria «deficiente», al no haber adoptado las medidas necesarias para evitar la infección en un catéter colocado al paciente en el Instituto Provincial de Rehabilitación (IPR) al que había sido derivado.

La sentencia del 15 de noviembre pasado del Juzgado 91 de Primera Instancia de Madrid, tramitada los Servicios Jurídicos de la Asociación ‘El Defensor del Paciente’, condena a la empresa aseguradora del hospital a pagar dicha suma a la familia de J.R.A., de 78 años, quien falleció el 7 de septiembre de 2018.

El defensor del Paciente destaca cómo el Tribunal reconoce «que el daño es desproporcionado con la intervención pretendida». Que el fallecimiento del paciente, simplemente por habérsele colocado una vía en la muñeca izquierda, «es un daño absolutamente desproporcionado que pone de manifiesto una notable falta de diligencia o una penuria de medios en el acto médico, que debe determinar la responsabilidad de la asegurada de la entidad demandada, apreciándose una relación de causalidad en la mala praxis médica y los perjuicios causados al paciente».

El paciente, J.R.A., acudió el 14 de agosto de 2017 al Gregorio Marañón por un fuerte dolor lumbar. Se le diagnosticó lumbalgia cuando realmente presentaba una lesión aguda en la vértebra L-2 con aplastamiento y protusión del canal medular.

Se le derivó al centro concertado IPR, donde fue diagnosticado el día 26 de ese mes de hiponatremia y de flebitis en la muñeca izquierda, producida por una vía periférica. Esta infección evolucionaba desfavorablemente, sin tratarse correctamente, hasta que el día 2 de septiembre ingresó en el Gregorio Marañón tras presentar síntomas de choque séptico. Entonces, fue diagnosticado de meningoencefalitis y choque séptico por infección bacteriana, entró en coma al día siguiente y falleció el 7 de septiembre.

Los peritos intervinientes en el asunto coincidieron en que la causa de la muerte fue por una infección causada por la bacteria staphylococcus aureus en un catéter colocado al paciente en la muñeca izquierda. La infección se produjo por no haberse efectuado la asepsia que era requerida para el caso.

El Defensor del Paciente destaca cómo la sentencia considera la «responsabilidad objetiva» del centro, apoyada en la Ley de Consumidores y Usuarios en cuanto “servicios sanitarios”, y que «el fallecimiento por una sepsis provocada por un catéter supone un funcionamiento anormal del servicio sanitario no habiendo adoptado el Centro las medidas de control y asepsia del material».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí