‘La vuelta al mundo’ pasa por Casa Botín en el libro Guinness de 2023

0
206
Casa Botín, el restaurante más antiguo del mundo.

Madrid, 9 oct (EFE).- El libro Guinness de los récords en su edición anual de 2023 incluye entre sus novedades una sección que llega de la mano de Julio Verne y el homenaje al 150 aniversario de ‘La vuelta al mundo en ochenta días’, en la que se plantea una ruta por el planeta en 300 récords de todos los países del mundo, también con participación española al incluirse el gran telescopio de Canarias o el restaurante más antiguo del mundo, el madrileño Casa Botín.

Dedica también secciones a los menores de dieciséis años -el maestro de ajedrez más joven del mundo, de 12 años, o el joven de 14 que alcanza los 2,16 metros de altura- y un área sobre criptomonedas y NFT, además de otros temas clásicos.

«Al final el libro evoluciona en función de cómo evolucionamos nosotros como sociedad», declara a EFE Francisco Javier Barrera, editor en España del anuario que está siendo publicado en todo el mundo en estas semanas, el 5 de octubre en España.

Asimismo, explica, el espacio de criptomonedas y NFT (tokens no fungibles) aportará información y descripciones sobre estos nuevos valores «que al público más interesado le va a parecer muy curioso porque quizá no es una información que llegue a todos». Se informa de datos y cifras como los de la primera transacción de bitcoins o la primera incautación de criptomonedas.

Entre otras innovaciones temáticas, Barrera señala la inclusión de récords logrados por personas que se enfrentan a discapacidades físicas e intelectuales, además de retos virales de YouTube y otras redes sociales que muestran la inmersión social «de manera total» en las nuevas tecnologías.

RÉCORDS ESPAÑOLES

Como cada año, el libro cuenta con cuatro páginas dedicadas a los logros conseguidos en España: en ellas aparecen figuras habituales del anuario como el especialista en «fitness» Alejandro Soler Tarí, que acumula cinco retos deportivos, o el atleta Christian López, que, a sus ochenta marcas, suma seis como el kilómetro recorrido con muletas y a pata coja con mayor rapidez.

MÁS SOLICITUDES TRAS EL COVID

Tras el advenimiento de la pandemia, el número de solicitudes para ingresar en el anuario no ha hecho más que aumentar: de las 39.000 presentadas para esta edición, 5.000 fueron seleccionadas como potenciales marcas para ser incluidas en el libro.

Para figurar en él, explica Barrera, «el aspirante tiene que aportar el mayor número de pruebas» que demuestren el logro y verificar que éste no tenga que ver con «maltrato animal, actividades ilegales o que atente contra la naturaleza».

Precisamente, el género animal es uno de los temas predilectos en la tradición del anuario. Un loro capaz de recorrer cinco metros en patinete en tiempo récord o el cuadro más caro del mundo pintado por un animal, obra de un cerdo que rozó los 27.000 dólares, ilustran la parte «más lúdica y más festiva» de una publicación cuyo principal objetivo es «que guste y que enganche a todos los públicos».

Ideado como un objeto de colección, el libro Guinness de los récords posee el mismo número de páginas y las mismas medidas en todas sus ediciones: no obstante, el rasgo diferencial de este año reside en su portada, pintada por el artista Rod Hunt y en la que están representados gran parte de los récords del libro siguiendo una estética de corte espacial. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí