Madrid, 19 nov (EFE).- El próximo lunes está convocada una huelga indefinida de médicos y pediatras de la Atención Primaria madrileña que va a comenzar tres días después de que el mismo sindicato que ha llamado a la movilización, Amyts, llegara a un acuerdo con el Gobierno regional para poner fin a la de las urgencias extrahospitalarias que empezó el 7 de noviembre.

Están citados 4.240 médicos de Familia y 720 pediatras de los centros de salud de la Comunidad de Madrid a partir de las 08:00 horas del lunes por «la sobrecarga de trabajo, las agendas infinitas y la falta de tiempo para atender a los pacientes».

Amyts ha organizado el lunes una concentración frente a la Gerencia de Atención Primaria, situada en el número 6 de la calle San Martín de Porres, a las 11:00 horas, para protestar por «la grave situación» de este nivel asistencial y para celebrar el inicio de la huelga indefinida.

Con esta convocatoria, el sindicato mayoritario de los médicos en la región quiere conseguir que la Consejería de Sanidad se siente a negociar un plan de choque para abordar los problemas de los centros de salud, que están «al borde del colapso», y frenar el éxodo de los facultativos.

En tres años, desde antes de la pandemia hasta ahora, la plantilla del Servicio Madrileño de Salud (Sermas) ha pasado de contar con novecientos pediatras de Atención Primaria a tener setecientos y actualmente hay un 20% de consultas de especialistas de Medicina Familiar y Comunitaria sin cubrir, mientras el resto de compañeros están sobrecargados de trabajo para atender esas consultas sin apenas retribución.

Amyts reivindica una mejora de las condiciones laborales de los médicos, porque cada vez quedan menos profesionales en la región y la única solución que aporta la Administración regional es que los que están en servicio se estiren más para cubrir una mayor demanda asistencial.

La huelga va enfocada a que los médicos puedan ejercer una medicina de calidad, a que los médicos de Familia atiendan 31 pacientes por consulta y a que los pediatras de Atención Primaria atiendan quince.

«No estamos pidiendo algo desorbitado, estamos pidiendo que cuando vamos al médico de familia o al pediatra nos atienda en diez o quince minutos», ha resaltado la secretaria general de Amyts, Ángela Hernández.

La Comunidad de Madrid ha fijado unos servicios mínimos de dos médicos de Familia y un pediatra por turno en cada uno de los días de huelga en los centros de salud que cuenten con cuatro o más profesionales y un médico de Familia y un pediatra por turno en cada uno de los días de huelga en los centros que dispongan de menos de cuatro facultativos.

En los equipos de Soporte de Atención Domiciliaria, habrá un facultativo en cada equipo.

La secretaria general de Amyts ha indicado que el lunes empieza una huelga que los médicos y pediatras podrán seguir porque se han fijado unos servicios mínimos «razonables».

Tras reconocer que la situación puede ser complicada en algunos centros de salud, ha pedido a la ciudadanía que se alíe con los médicos y que no acuda a los centros si no es absolutamente necesario, a la vez que ha solicitado su comprensión porque «esta huelga es por derechos laborales, pero sobre todo por condiciones de ejercicio».

«Necesitamos tiempo para ejercer la Medicina Familiar y Comunitaria y la Pediatría de Atención Primaria como se merecen los pacientes y no como si fueran una ristra de longanizas que es como nos están obligando a atenderles en demasiadas ocasiones», ha aseverado. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí