Móstoles recuerda el horror de las víctimas del Holocausto con dos muestras

0
34

Móstoles, 20 ene (EFE).- El Museo de la Ciudad de Móstoles se sumará un año más a los actos organizados con motivo del Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto con una programación especial que arranca este fin de semana con dos nuevas exposiciones sobre la historia de la barbarie nazi.

La primera de las exposiciones ‘Estrella sin cielo, niños en el Holocausto’, está dedicada a las historias únicas de niños durante el Holocausto y recoge dibujos, poemas, cartas y juguetes que servían a los niños para «aferrarse a las fuerzas de la vida, la creatividad, la imaginación y el optimismo».

En la segunda muestra, ‘Arte en el Holocausto’, que muestra obras que son parte de la Colección de Arte de Yad Vashem, se transportará a los asistentes hasta los guetos, campos de concentración, bosques y escondites, donde estuvo presente el arte, a través de la literatura, música, baile, teatro y pintura.

«Estas exposiciones demuestran que el ser humano, capaz de crear y concebir lo abstracto, puede levantarse ante lo imposible en situaciones extremas y seguir haciendo belleza», destacan desde el Consistorio en una nota.

Por otro lado, la programación especial continuará el próximo miércoles 25, a las 18:30 horas, con un recital del poema ‘La cabellera de la Shoá’, organizado por la Asociación Española de Amigos de la Poesía (ASEAPO).

En una visita a Auschwitz, el poeta Félix Grande escribió, entre el estremecimiento, la rabia, la indignación y la pesadilla, ‘La cabellera de la Shoá’, un extenso poema sobre los mil novecientos cincuenta kilos de pelo cortado a las mujeres deportadas al campo de exterminio.

El jueves 26, a las 18:30 horas, el Museo de la Ciudad acogerá la conferencia ‘La expresión artística en el Holocausto: tiempos difíciles», a cargo de la historiadora María de las Nieves Sánchez de la Torre.

La charla girará en torno a los terribles momentos sufridos por las víctimas y al deseo de esas personas de liberarse de los mismos, trascendiéndolos hacia las esferas de la belleza, la imaginación, la esperanza y la fe.

La música de Olivier Messiaen o el baile de Edith Eger son la mejor prueba de que el ser humano es capaz de lo peor y de lo mejor al mismo tiempo.

Por último, el domingo 29, el profesor Francisco Javier Bernad Morales impartirá a las 12:00 horas la conferencia ‘Sin infancia, sin futuro. Niños en el Holocausto’, donde recordará que, de los aproximadamente seis millones de judíos asesinados por el nazismo, algo más de un millón y medio tenían menos de catorce años.

Los hombres sanos y fuertes tenían ciertas posibilidades de ser clasificados como trabajadores útiles, lo que en realidad solo suponía un tiempo extra de hambre y extenuación antes de la muerte.

Las oportunidades de las mujeres eran menores, porque a menudo iban acompañadas de sus hijos o estaban embarazadas.

Y los niños, en cambio, eran enviados automáticamente a las cámaras de gas o bien, en los territorios ocupados de la Unión Soviética, ametrallados al borde de una fosa en brazos de sus madres. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí