Comey filtró contenido de sus diálogos con Trump en espera de que haya cintas La comparecencia de Comey en el Senado ha generado enorme expectación por si sienta las bases de un posible proceso de "impeachment" o juicio político en el futuro por posible obstrucción a la Justicia por parte del mandatario estadounidense

0
205
James Comey, ex director del FBI
James Comey, ex director del FBI

EFE.- El exdirector del FBI James Comey afirmó hoy que filtró a la prensa, a través de un amigo, el contenido de sus anotaciones sobre las conversaciones que mantuvo con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, después de que este le amenazara en Twitter con la publicación de “cintas”.

 

En una esperada comparecencia en el Comité de Inteligencia del Senado para examinar los acontecimientos que llevaron a su despido, el pasado 9 de mayo, Comey aseguró que filtró a un amigo, profesor de Derecho de la Universidad de Columbia, al ver el tuit de Trump del día 12.

En ese mensaje, Trump aseguró: “Más le vale que no haya ‘cintas’ de nuestras conversaciones antes de que él empiece a filtrar a la prensa”.

Según explicó hoy Comey, al ver ese tuit se percató de que podría haber “corroboración” de su versión de las cinco conversaciones, dos de ellas telefónicas, mantenidas con Trump hasta su despido fulminante, por lo que decidió divulgar su versión.

Para reiterar su confianza en su versión de los hechos, Comey espetó: “¡Dios mío! Espero que haya cintas” que documenten sus intercambios con Trump.

Según el testimonio pormenorizado de Comey sobre las cinco conversaciones que mantuvo con el presidente, Trump le pidió despejar “la nube” que estaba causando la investigación sobre la injerencia rusa en las elecciones y la posible coordinación con su miembros de su campaña.

Comey explicó que la filtración -hecha, según confirmó el Washington Post, al profesor Dan Richman- de sus anotaciones, las hizo como ciudadano privado y que no decidió acudir directamente a la prensa porque pensó que sería “como alimentar gaviotas en la playa”.

En una de las anotaciones filtradas por Comey, Trump le dijo en febrero que “esperaba” que abandonara la investigación al exasesor de seguridad nacional Michael Flynn, quien dimitió por sus contactos con Rusia, algo que podría ser interpretado como un intento de obstrucción a la Justicia.

 

El delito de obstrucción a la Justicia puede usarse para abrir un proceso de destitución del presidente, un juicio político (“impeachment”) que defienden algunos legisladores de la oposición demócrata.

El exdirector del FBI James Comey aseguró hoy ante el Senado de Estados Unidos que el Gobierno del presidente Donald Trump decidió “difamarlo” cuando explicó las razones por las que había sido despedido el mes pasado.

Al comienzo de una esperada audiencia frente al Comité de Inteligencia del Senado, Comey aseguró estar “sorprendido” y “confuso” sobre la decisión del mandatario de prescindir de él al frente del Buró Federal de Investigación (FBI).

Asimismo, Comey, despedido el 9 de mayo de manera fulminante por Trump, aseguró que la Administración del mandatario republicano vertió sobre él “mentiras” que siente que “el FBI haya tenido que oír”.

“La Administración eligió difamarme a mí y, de manera mucho más grave al FBI, al decir que la organización estaba sumida en el caos (…), que su personal había perdido la confianza en su líder. Esas fueron simple y llanamente mentiras”, apuntó Comey.

En el testimonio, el exjefe del Buró aseguró que el “FBI es honesto, fuerte e independiente” y que funcionará bien con o sin él.

Este testimonio es la réplica directa del exdirector del FBI, acusado por Trump de haber sumido la agencia de investigación federal en el “caos” y haber perdido la confianza de los rangos inferiores.

Esa fue la justificación de Trump para tomar una medida inusual con el despido, que sorprendió a demócratas y republicanos, y ha elevado las peticiones de investigar si el presidente cometió obstrucción a la Justicia en su gestiones.

Trump ha llegado a reconocer que, pese a que tomó en cuenta un informe del vicefiscal general, Rod Rosenstein, sobre la gestión de Comey, en su decisión de cesar el exdirector pesó el papel que este jugaba en la investigación sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016 en Estados Unidos y la posible coordinación con miembros de la campaña del entonces candidato republicano

La Casa Blanca afirma que el presidente Trump “no es un mentiroso” y amenaza a Comey con demanda

 

La portavoz adjunta de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, rechazó hoy los comentarios del exdirector del FBI James Comey ante el Senado estadounidense y aseguró que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, “no es un mentiroso”.

Sanders insistió ante la prensa en que el magnate neoyorquino no miente, ante las afirmaciones de Comey en su audiencia de hoy en el Comité de Inteligencia de la Cámara Alta.

Comey, despedido el pasado 9 de mayo de manera fulminante por Trump, aseguró que el Gobierno del mandatario republicano vertió sobre él “mentiras” que siente que “el FBI haya tenido que oír”.

“La Administración eligió difamarme a mí y, de manera mucho más grave, al FBI, al decir que la organización estaba sumida en el caos (…), que su personal había perdido la confianza en su líder. Esas fueron simple y llanamente mentiras”, apuntó Comey.

En el testimonio, el exjefe del Buró Federal de Investigación (FBI) aseguró que el “FBI es honesto, fuerte e independiente” y que funcionará bien con o sin él.

La portavoz de la Casa Blanca añadió que no hará más comentarios sobre la declaración de Comey y que será el abogado personal de Trump, Marc Kasowitz, quien haga una declaración para responder oficialmente al exjefe del FBI.

La comparecencia de Comey ha generado enorme expectación por si sienta las bases de un posible proceso de “impeachment” o juicio político en el futuro por posible obstrucción a la Justicia por parte del mandatario estadounidense.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here