La Academia Madrileña de Gastronomía, aliada de la cultura y el turismo

0
469
Caracoles a la madrileña

(EFE).- Mejorar la cultura gastronómica de los madrileños y poner la gastronomía al servicio la cultura y el turismo de la región son dos de los objetivos de la Academia Madrileña de Gastronomía, según explica su presidente, Luis Suárez de Lezo, en declaraciones a Efe.

 

El próximo lunes, la sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid acogerá la ceremonia de entrega de los premios que la Academia Madrileña de Gastronomía entrega anualmente, unos galardones donde reconocen el trabajo de los protagonistas de este sector, así como los mejores productos o platos de la gastronomía madrileña.

 

Y es que, según subraya Suárez de Lezo, la academia busca, entre sus objetivos, subrayar la importancia de que los madrileños conozcan los productos alimenticios de la Comunidad de Madrid, así como las mejores técnicas para su elaboración.

 

 

En este sentido, apunta que en Madrid ha habido “un problema de hábitos de consumo en últimos veinte años”, que, debido a la entrada de las grandes superficies, el trabajo y las distancias, ha hecho que “la gente deje de ir al los mercados y compre de una manera mucho menos exigente, que cocine mucho menos en casa o que lo que cocine sean platos preparados”.

 

Sin embargo, según matiza, “el producto de Madrid históricamente ha sido buenísimo”, porque es “una zona de cultivo maravillosa”.

 

No obstante, reconoce también que esa zona de cultivo “se ha perdido por el crecimiento de las ciudades y por el urbanismo”, puesto que se “han sustituido las zonas de cultivo por grandes edificios”.

 

Entre los productos madrileños de mayor calidad, Suárez de Lezo destaca los vinos -que “son más reconocidos fuera que dentro-, las legumbres, los espárragos, la carne de Guadarrama, las verduras, las fresas, los melones, los aceites y los quesos.

 

Pero, al margen de intentar mejorar los hábitos alimenticios y nutricionales de los madrileños, Suárez de Lezo resalta el valor de la gastronomía como actividad creadora de riqueza, dado que, en su opinión, “se ha convertido en una de las razones fundamentales” para visitar la Comunidad de Madrid.

 

Eso se debe, a su juicio, a que los restaurantes madrileños han sido capaces de “asimilar un montón de culturas gastronómicas diferentes” tanto regionales como internacionales, por lo que en Madrid se pueden comer todo tipo de cocinas sin necesidad de viajar.

 

“Hemos recibido las cocinas internacionales en Madrid como no lo ha hecho nadie en España y aquí tienes unos restaurante japoneses o peruanos, que no hace falta te vayas a esos países -para conocer su gastronomía- porque tienen bastante nivel”.

 

El presidente de la Academia Madrileña de Gastronomía -una asociación sin ánimo de lucro compuesta por medio centenar de académicos- pone de ejemplo a los restaurantes chinos: “En diferentes zonas de Madrid, están abriendo restaurantes donde la gente no habla castellano y la carta está en chino, y eso sí es probar cocina china de verdad y no lo puedes hacer en ningún otro sitio de España”.

 

En cuanto a la oferta gastronómica, Suárez de Lezo apunta que “en los últimos seis o siete años ha habido una explosión gastronómica importante en Madrid”.

 

“Había unos sitios para comer muy definidos, que eran pocos, y en los últimos seis o siete años ha habido un aumento de la calidad gastronómica, con un montón de oferta buena, de buen producto, de buena cocina, incluso de modelos de gestión innovadores, que hace que ahora sea muy atractiva la ciudad desde el punto de vista gastronómico”, agrega.

 

Sobre el reconocimiento que la Guía Michelin concede a la Comunidad de Madrid, recuerda que Zalacaín fue el primer restaurante de España que cosechó tres estrellas y no comparte la creencia de que la región esté “castigada”.

 

“La gastronomía madrileña -continúa- ha comenzado a ser realmente importante desde hace poco, desde hace siete u ocho años. Más allá de los cuatro cinco restaurante de Madrid que conocía todo el mundo, el problema es que no había una clase media, había pocos restaurantes a los que ir, había una oferta bastante limitada de gastronomía de calidad”, esgrime Suárez de Lezo.

 

Por el contrario, argumenta que ahora hay una “verdadera ebullición” de la gastronomía madrileña, que se debe “asentar” para conseguir que los modelos de negocio sean “sostenibles” y, de esta manera, vaticina que Madrid se pondrá a la altura de otras regiones “punteras” en esta materia.

 

Y ese es otro de los objetivos por los que trabaja la academia que preside y, para conseguirlo, detalla alguna de las actividades que realizan: escribir artículos, realizan vídeos, organizan cenas temáticas y los Premios de Gastronomía de la Comunidad de Madrid

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here