Los taxistas bloquean carriles de la Castellana en su «guerra» contra las VTC La calzada central del Paseo de la Castellana se encuentra cortada al tráfico desde esta madrugada entre la plaza de Colón y la calle Raimundo Fernández Villaverde, en ambos sentidos, según informa el Centro de Gestión de la Movilidad de Madrid a través de Twitter, y por el momento se desconoce cuánto tiempo puede prolongarse

0
247
Taxis bloqueando el Paseo de la Castellana. FOTO ARCHIVO

Madrid,  (EFE).- Los taxistas madrileños bloquean a esta hora varios carriles del paseo de la Castellana, entre la plaza de Colón y la de Gregorio Marañón, en su séptimo día de «guerra» contra los vehículos de transporte con conductor (VTC), en el que han llevado su protesta al centro de la capital.

Los vehículos de centenares de taxistas permanecen desde anoche parados en los carriles centrales del paseo de la Castellana, de modo que el resto de coches solo pueden circular por los laterales, según ha confirmado a Efe la Policía Municipal.

Entre gritos de «guerra, guerra, guerra», los taxistas celebran este mediodía una asamblea para decidir sus próximas acciones en su protesta, trasladadas al Paseo de la Castellana una vez que ha finalizado la Feria Internacional de Turismo (Fitur) que se celebraba en IFEMA.

Los taxistas decidieron este viernes continuar con los paros tras considerar «insuficiente» el preacuerdo para regular los vehículos con arrendamiento de conductor (VTC) suscrito por la Comunidad y el Ayuntamiento de la capital, que planteaba los límites a la precontratación de VTC, principal escollo en las conversaciones previas, en términos de espacio, y no de tiempo, como ellos reclaman.

Anoche, los taxistas celebraron una asamblea en los alrededores del estadio Santiago Bernabéu en la que acordaron dirigirse a los alrededores de la plaza de Colón, donde han recibido el apoyo de compañeros llegados de todas las partes de España.

La Policía Municipal ha indicado a EFE que los carriles laterales van a permanecer abiertos durante todo el día y que también se puede atravesar la arteria madrileña desde los carriles transversales.

Ayuso: Pienso estar al lado del sector del taxi para ayudarle a modernizarse

 La candidata a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha dicho hoy a los medios que «piensa estar al lado del sector del taxi para ayudarle a modernizarse» frente a las VTC, y que aboga por la «libertad» de los madrileños de elegir modelo de transporte.

Así lo ha explicado en un encuentro con medios antes de recorrer el Rastro de Madrid junto al candidato popular a la Alcaldía de la ciudad, José Luis Martínez-Almeida, y la vicesecretaria de Estudios y Programas de la formación, Andrea Levy.

«Pienso estar al lado del sector del taxi para ayudarle a modernizarse, a adquirir las últimas tecnologías y a que compita en igualdad con las VTC, pero también hay que recordar que las VTC emplean a mucha gente en Madrid», ha explicado Ayuso.

Ayuso ha afirmado que la regulación de los vehículos de transporte con conductor -VTC- debería ser una «competencia de ámbito nacional» para que la política se rigiera en el «mismo marco».

«Desde luego, si esto es una competencia regional y lo va a seguir siendo, yo pienso velar por encima de todo por el interés de todos los madrileños, en su libertad para elegir el modelo de transporte que quiera», ha añadido.

La huelga de taxistas, una de las más duras y largas del transporte en Madrid

A continuación figuran las huelgas del sector del transporte en Madrid de mayor duración e intensidad en las tres últimas décadas:

Abril de 1990. Trabajadores de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) realizaron la huelga más larga de la historia de Madrid, 22 días consecutivos sin autobuses.

Los empleados pusieron fin al conflicto ante la promesa de que no habría sanciones, pero durante su ejecución la ciudad sufrió fuertes aglomeraciones de tráfico que castigaron principalmente a los barrios periféricos.

Enero de 1991. La huelga de conductores del Metro de Madrid, en demanda de mejoras salariales, duró 11 días en horas punta y contó con varios incumplimientos de servicios mínimos.

La ciudad estuvo al 94 % de su capacidad de vehículos, según autoridades municipales, y en varias carreteras nacionales se produjeron retenciones de varios kilómetros.

Los 400.000 afectados cada día por los paros podían solicitar partes de incidencias en las estaciones para justificar sus retrasos a sus empresas.

Finalmente empresa y trabajadores llegaron a un acuerdo de incremento salarial y no hubo despidos disciplinarios.

Diciembre de 1997 a junio de 1998. Los trabajadores del Metro de Madrid realizaron paros parciales intermitentes durante varios meses como rechazo a la política de personal de la empresa.

Las protestas se radicalizaron con sabotajes a trenes y con retención de pasajeros dentro de los vagones por algunos piquetes. Huelguistas y policías llegaron a enfrentarse.

El 2 de junio de 1998, tras seis meses de conflicto, el comité de huelga y la dirección de la empresa llegaron a un acuerdo para negociar el convenio colectivo y readmitir a algunos huelguistas despedidos.

Septiembre y octubre de 2012. Varios paros en el metro de Madrid, que llegaron a coincidir con una huelga ferroviaria contra la liberalización del transporte de viajeros, ocasionaron retenciones kilométricas en los accesos a la ciudad. Varios piquetes informativos fueron detenidos.

Una de las jornadas de huelga del suburbano también coincidió con otra de los autobuses de la EMT con el objetivo de mostrar el desacuerdo de los trabajadores con la reforma laboral.

Aunque las jornadas transcurrieron con normalidad y se respetaron los servicios mínimos, los usuarios vieron dificultados sus traslados durante varios días.

Julio de 2018. Las protestas del sector del taxi en demanda de medidas que limiten la expansión de las empresas VTC, iniciadas en Barcelona, se extendieron a Madrid y a otras ciudades españolas.

Cientos de taxistas ocuparon ocho de los diez carriles del Paseo de la Castellana de Madrid (cuatro por sentido) a la altura del edificio del ministerio de Fomento.

La movilización, una más de las efectuadas por los taxistas, colapsó durante varios días el centro de Madrid.

La Policía Nacional investigó varias decenas de denuncias por agresiones físicas, daños a vehículos, coacciones y desórdenes públicos contra Uber y Cabify. Varios taxistas fueron detenidos.

Taxistas valencianos se desplazarán a Madrid para apoyar a sus compañeros

La Confederación de Taxistas Autónomos de la Comunidad Valenciana está organizando el desplazamiento de taxistas el próximo lunes a Madrid para sumarse a las protestas de sus compañeros en la capital, y han abierto una cuenta bancaria para realizar aportaciones económicas.

En un comunicado, la confederación denuncia que sus compañeros en Madrid «se están desangrando» y necesitan sentir el «apoyo en estos duros momentos» que ya están recibiendo de taxistas de toda España que se han desplazado a la capital.

«La Comunidad Valenciana está con los compañeros de Madrid», aseguran desde la confederación, que ha indicado que están organizando una acción conjunta para desplazarse a la capital el próximo lunes y forzar a que la situación «se solucione ya».

«Nuestros compañeros necesitan sentir el apoyo en los duros momentos que están viviendo», señalan desde la organización, que recuerda que ocho compañeros llevan ya varios días en huelga de hambre.

Del mismo modo han informado de que se ha abierto una «cuenta contra el intrusismo» en la que se realizarán aportaciones económicas «para el fondo de resistencia de los compañeros de Madrid», destinados a sufragar, entre otros, el gasto de comida y el pago de multas. EFE

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here