El Gobierno de Madrid pende de dos folios dos meses después de las elecciones Ciudadanos analiza la última propuesta de PP y Vox para investir a Ayuso

0
167
Ignacio Aguado

Madrid, 25 jul (EFE).- Dos meses después de las elecciones, la formación de Gobierno en la Comunidad de Madrid pende ahora de los dos folios que tiene el último documento propuesto por el PP para acordar la investidura de su candidata, Isabel Díaz Ayuso, un texto que Vox aprueba pero que en Ciudadanos todavía están “analizando”.

Este jueves, con todo el foco político y mediático volcado sobre la investidura fallida de Pedro Sánchez, se ha vivido una jornada de tregua en la Asamblea de Madrid, que Ciudadanos ha dedicado, según han señalado a Efe fuentes del partido, a estudiar la propuesta más reciente del PP.

Un documento que Ayuso bautizó en Twitter como pacto ‘a la madrileña’ y que, según ella, “se lee en dos minutos” y es “perfectamente asumible” por los tres partidos, en referencia a PP, Ciudadanos y Vox.

Fuentes de Vox han confirmado que este texto, en esencia una modificación del PP sobre un documento previamente planteado por el partido de Santiago Abascal esta semana, les parece “bien”, y han agregado: “Por nosotros que no quede”.

La única líder autonómica que ha comparecido en público este jueves ha sido la portavoz de Vox, Rocío Monasterio, quien ha asegurado en los pasillos del Congreso que tanto ella como Ayuso están “esperando” a que Ciudadanos acepte una reunión a tres para desbloquear la formación de Gobierno.

“La señora Díaz Ayuso y yo estamos disponibles para reunirnos cuando (el portavoz de Ciudadanos en la Asamblea, Ignacio) Aguado quiera (…) Tienen que preguntar al señor Aguado cuándo se va a reunir con nosotras”, ha dicho Monasterio a los periodistas.

Ciudadanos analiza la última propuesta de PP y Vox para investir a Ayuso

Tanto Monasterio como Ayuso han trasladado la responsabilidad del siguiente paso a Aguado; de hecho, la popular ya indicó el miércoles que la investidura podría quedar desbloqueada “con que Ciudadanos dé su opinión al breve texto” ofertado por el PP.

Para que la investidura de Ayuso salga adelante necesita asegurar previamente el apoyo de los 12 diputados de Vox, dado que la suma de 56 escaños que acumulan el PP (30) y Ciudadanos (26), que ya han firmado un pacto para gobernar en coalición, es insuficiente para que su candidatura prospere.

Todo sigue pendiente, por tanto, de la valoración que Ciudadanos haga del último documento convertido en protagonista de una película postelectoral que, con casi total probabilidad, se prolongará como mínimo hasta agosto.

Ya son varios los textos que han adquirido un papel decisivo a lo largo de toda la negociación iniciada tras las elecciones autonómicas del pasado 26 de mayo.

Por un lado está el pacto de Gobierno que PP y Ciudadanos firmaron el pasado 8 de julio, que consta de 155 medidas y que define un Ejecutivo presidido por Ayuso y con Aguado como vicepresidente, compuesto de trece consejerías, de las que el PP dirigiría siete y Ciudadanos seis.

Vox, que no participó en este acuerdo, había ofrecido días antes al PP y a Ciudadanos firmar otro documento que dio mucho que hablar: “un programa único” de Gobierno en el que pedía incluir determinadas exigencias polémicas, como “suprimir las ayudas a los inmigrantes ilegales” y derogar artículos de las leyes LTGBI.

Según ha publicado ‘El Mundo’, buena parte de esas exigencias aún estaban en el texto que Vox ha enviado esta semana al PP y a Ciudadanos, y que fuentes del partido naranja rechazaron al considerar que era “un retroceso” y que no era “compatible” con su pacto de Gobierno con el PP.

Sin embargo, fuentes de Vox aseguraron el miércoles a Efe que su propuesta era “muy parecida” a la pactada con PP y Ciudadanos en Murcia, un modelo que al propio Aguado le parece aceptable.

De hecho, Aguado afirmó el miércoles que, ante un acuerdo “similar al de Murcia” y que no chocase con el pacto de coalición del PP con el partido naranja, no tendría “ningún inconveniente en asumir esos compromisos” planteados por Vox.

En cualquier caso, ahora lo que está sobre la mesa son los dos folios, legibles “en dos minutos”, del pacto ‘a la madrileña’ de Ayuso, que espera una respuesta positiva de Ciudadanos para poder ser investida presidenta cuanto antes, si bien tiene casi imposible hacerlo, como deseaba, antes de que acabe julio.

Una vez resueltas las investiduras de Sánchez (fallida) y el popular Fernando López Miras en Murcia (prevista, con éxito, para el viernes), podría llegar por fin el turno de Madrid, donde el plazo para proclamar un presidente acaba el 10 de septiembre.

Si para entonces nadie ha sido investido, habrá elecciones de nuevo el 10 de noviembre. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here