Madrid acoge la inquietante obra figurativa del pintor de culto vasco Ameztoy

0
591
Vicente Ameztoy

Madrid, 18 oct (EFE).- La transformación de objetos aparentemente cotidianos en inquietantes presencias es común en las pinturas figurativas del artista vasco Vicente Ameztoy, con las que el Círculo de Bellas Artes ha organizado, en colaboración con el Museo de Bellas Artes de Bilbao, su primera retrospectiva en Madrid.

Cerca de 40 obras que abarcan toda la trayectoria de Vicente Ameztoy (San Sebastián, 1946-2001) pueden contemplarse desde hoy en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, un pintor de culto y muy apreciado en círculos restringidos y que ha sido «rescatado» de una forma casi «arqueológica» para esta exposición, a pesar de que en el País Vasco su obra es muy reconocida.

Así lo ha indicado en la presentación de la exposición el director del Museo de Bellas Artes de Bilbao, Miguel Zugaza, anterior director del Museo del Prado, que ha recordado cómo la obra de Ameztoy, cuando solo tenía 18 años, fue expuesta en Madrid junto a obras de Saura, Chillada o Tápies en 1964 en la galería Juana Mordó.

Vicente Ameztoy incorporó elementos del surrealismo y del arte pop a su pintura figurativa, en la que fue una constante la presencia de lo insólito, incorporando rasgos perturbadores a elementos aparentemente cotidianos del mundo rural vasco y de su paisaje social e industrial.

Artista precoz con formación autodidacta, este pintor es «un perfecto desconocido» en Madrid, ha reconocido Miriam Alzuri, comisaria de la exposición junto con Javier Viar.

Alzuri ha recordado que Ameztoy se mantuvo siempre alejado de los círculos artísticos expositivos y ha considerado que se trataba de un artista «en cierto modo incómodo» a la hora de clasificar su producción.

«No es postmoderno y en su obra figurativa maneja fuentes diversas», ha indicado Alzuri.

El objetivo de la exposición es ofrecer al público una lectura de conjunto del trabajo de Ameztoy, cuya obra está plagada de referencias -El Bosco, Cornell, Magritte- pero que resulta de muy difícil clasificación.

Su pintura está siempre marcada por la fantasía, pero también por la ironía, por estadios de conciencia distintos al de la vigilia y el análisis racional, por la magia de un surrealismo que Ameztoy quiso resucitar en un panorama dominado, en general, por el informalismo y la abstracción, según explican los comisarios.

La exposición abarca desde su obra de juventud de finales de los años sesenta del pasado siglo hasta sus últimos trabajos de poco antes de su fallecimiento en 2001.

Tras su paso por la Sala Goya del Círculo de Bellas Artes, la muestra se presentará en el Museo de Bellas Artes de Bilbao a partir del 12 de febrero de 2020. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here