Policía acusado de informar a narcos afirma que solo hablaba a otros agentes

0
308

Madrid, 12 dic (EFE).- Un policía nacional que presuntamente facilitó información a los miembros de una banda de narcos ha declarado, en el juicio que ha tenido lugar este jueves en la Audiencia Provincial de Madrid, que “jamás” ha pasado información a ninguna persona ajena al cuerpo de policía.

Según el escrito de la fiscalía, entre el 24 y el 29 de mayo de 2013 el acusado comunicó a una organización de narcotraficantes, tras acceder al registro de entrada de un fax remitido por la DEA (agencia para el control de drogas de Estados Unidos), que la policía tenía controlado un barco cargado con cocaína en alta mar.

Durante la vista, el acusado, Carlos G.G, ha negado su participación voluntaria en la filtración y ha señalado que entre sus funciones estaba responder a las solicitudes de información de otros agentes.

“Muchas veces nos llamaban por teléfono para hacer comprobaciones en las bases de datos sin seguir los protocolos ordinarios y sin que quedara registrado las peticiones”, ha añadido.

Carlos G.G ha asegurado que “no recuerda” haber visto ese fax y mucho menos haber pasado información aunque, por sus funciones como agente en el grupo de gestión y de apoyo cooperativo de la Secretaría de la Unidad Central de Droga y Crimen Organizado (UDYCO), tenía acceso al fax general, al correo ordinario y al electrónico.

Posteriormente, en junio de 2013 el acusado supuestamente realizó varias consultas en las aplicaciones Adexttra (bases de datos de extranjería de la Policía Nacional), Atlas (bases de datos de reseñas y búsquedas policiales de personas), y Sidenpol (base de datos de denuncias), buscando información sobre dos personas en las que estaba interasada la organización de narcos.

Todos estos hechos se conocieron tras la Operación Agua Dulce, llevada a cabo por el Grupo de Respuesta Especial al Crimen Organizado de Galicia (GRECO) gracias a unas escuchas intervenidas a un contacto de los narcos sudamericanos en Galicia que tenía detalles que, según los testigos, solo podía conocer la policía.

Las diferentes investigaciones llevadas acabo por asuntos internos y el GRECO señalaron al acusado como el principal sospechoso desde el principio, ya que su nombre de usuario fue el único ajeno al GRECO que accedió a las bases de datos para buscar información sobre los nombres que interesaban a los narcos.

La defensa ha manifestado que no se han buscado filtraciones en el propio GRECO o en otros agentes y que no se investigó si Carlos G.G había estado trabajando cuando se recibió el fax o cuando se consultó con su nombre en las bases de datos, ya que las claves podían haber sido utilizadas por otras personas.

Los agentes de asuntos internos que investigaron el caso han confirmado que la suplantación es una posibilidad pero que es “completamente extraño”, puesto que las sesiones caducan muy deprisa y las claves son personales.

Finalmente, la defensa ha considerado que no queda acreditada la participación de su cliente en los hechos, ya que no se descarta la posibilidad de que otro agente consiguiera sus claves o pidieran la información a Carlos G.G y luego se la filtraran a los narcos.

Por su parte, el fiscal ha dado por probados los hechos de los que acusa y pedido una pena de cuatro años de prisión, una multa de 5.840 euros e inhabilitación absoluta por un período de ocho años por un delito continuado de descubrimiento y de revelación de secretos. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here