Madrid impulsa un programa para ayudar a ser madres después de un cáncer

0
284

Madrid, 25 feb (EFE).- La sanidad madrileña ha puesto en marcha un programa de preservación de tejido ovárico para ayudar a niñas y jóvenes a cumplir el sueño de ser madres después de haber padecido un cáncer, que ya ha atendido a las primeras cuatro pacientes y del que se podrán beneficiar medio millar de mujeres al año.

En la presentación de la iniciativa, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso ha elogiado el trabajo de los profesionales que han participado en este “logro”: ginecólogos, oncólogos, biólogos, enfermeras, personal de quirófano y técnicos de laboratorio, entre otros.

La presidenta regional se ha congratulado de este “hito” que va a ayudar a que se cumpla el “sueño” de ser madres de muchas pacientes oncológicas, teniendo en cuenta que el 6 por ciento de los enfermos con cáncer podrían estar en esta situación.

En el acto, ha intervenido, visiblemente emocionada, Ángela Valls, una joven que tuvo un linfoma de Hodgkin en 2014-2015 y que decidió participar en este programa, con el apoyo de los oncólogos, enfermeras y de sus padres.

Elvis Acosta, el padre de una niña de un año y medio con un tumor maligno que también optó por la iniciativa, ha animado a la gente a participar en este tipo de intervenciones, ha agradecido a los profesionales la atención que le han prestado a su hija y ha destacado que “la sanidad, la salud y los niños son los problemas por los que hay que luchar”.

Díaz Ayuso, acompañada por el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz-Escudero, ha visitado el Banco de Tejidos de la Comunidad de Madrid, situado en el Centro de Transfusión, que cuenta con la autorización de Banco de Tejido Ovárico para su preservación y custodia.

La sanidad madrileña es “un referente nacional e internacional en el ámbito de la salud en general y en el campo de la lucha contra el cáncer en particular”, ha señalado Díaz Ayuso.

Ha asegurado que el Gobierno regional va a continuar impulsando todas aquellas actuaciones que favorezcan la investigación y la innovación, poniendo a disposición de los madrileños los mejores recursos para velar por su calidad de vida y para, en este caso, ayudar a ser madres a las niñas y mujeres que han padecido un proceso oncológico.

La iniciativa ha sido desarrollada por los profesionales del Servicio Madrileño de Salud, bajo la supervisión de la Oficina Regional de Coordinación de Trasplantes.

En el programa participan la Oficina Regional de Coordinación Oncológica, cinco hospitales de la red pública -Gregorio Marañón, Clínico San Carlos, La Paz, Doce de Octubre e Infantil Niño Jesús- y el Summa 112, encargado del traslado del tejido en condiciones de máxima seguridad y en el menor tiempo posible al centro de transfusión.

Se trata de un programa multidisciplinar en el que intervienen profesionales sanitarios de múltiples servicios médicos: Pediatría, Cirugía Pediátrica, Reproducción Asistida, Oncohematología Pediátrica (Unidades de Adolescentes con Cáncer), así como Obstetricia y Ginecología y Técnicos de Laboratorio.

El proceso se inicia con la identificación de los pacientes que, según los criterios médicos, puedan beneficiarse del programa al verse posiblemente dañada su capacidad reproductora por los tratamientos indicados.

Para ello se realiza una evaluación conjunta de cada caso por los profesionales sanitarios, evaluando e informando de los riesgos y beneficios que existen en cada caso al paciente y a los padres o tutores en el caso de tratarse de menores.

El programa se pone en marcha en la Comunidad de Madrid para ofrecer a las niñas y mujeres la posibilidad de recuperar la función hormonal y reproductora tras superar tratamientos oncológicos, que les han podido dañar dichas funciones durante la administración de fármacos y tratamientos para superar el cáncer.

Una vez completado el proceso de selección e información se lleva a cabo la intervención quirúrgica mediante cirugía mínimamente invasiva -laparoscopia- para la extracción del tejido, que es analizado en el hospital para comprobar que no existen células tumorales y continuar con el proceso.

Posteriormente, el Summa 112 traslada a una temperatura controlada (4 a 10 grados centígrados) el tejido ovárico al Centro de Transfusión, donde es identificado y codificado conforme a la normativa de la Unión Europea y se procede a su preparación, congelación y su crioconservación en el Banco de Tejidos.

El proceso se realiza en condiciones de máxima seguridad en la Sala Blanca del Centro de Transfusión.

La Oficina Regional de Coordinación de Trasplantes de la Comunidad de Madrid garantiza la calidad y la seguridad de todo el proceso.

Este procedimiento debe llevarse a cabo en un intervalo de seis horas desde que se realiza la extracción hasta que el tejido ovárico se deposita en el banco de tejidos una vez congelado para su crioconservación. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here