Cae otra red que prostituía a mujeres nigerianas sometidas mediante vudú

0
99

La Policía ha desarticulado una red integrada por ciudadanos nigerianos que captaba a mujeres de ese mismo país, las sometía mediante rituales de vudú y las obligaba a prostituirse en las calles de Gandía (Valencia) y de Bilbao para saldar una supuesta deuda de 50.000 euros.


Es la segunda operación similar que la Policía desarrolla en las últimas fechas, pues el lunes 20 se dio a conocer otra en la que jóvenes captadas del mismo modo eran obligadas a prostituirse en un hotel de Las Palmas de Gran Canaria.

Según ha informado la Policía Nacional, en esta operación hay cinco detenidos, cuatro de ellos en Madrid y el otro en Bilbao, con lo que el grupo criminal se da por desarticulado.

Los detenidos no sólo forzaban a las mujeres a ejercer la prostitución en la calle, sino que blanqueaban el dinero obligándolas a ingresarlo en cuentas bancarias a nombre de terceras personas.

El relato de una de las víctimas a los agentes que la encontraron en la calle en Gandía y que se acogió a las medidas de protección que la ofrecieron permitió iniciar las investigaciones.

La mujer explicó a los policías cómo había sido captada en su país de origen y traída a España, donde estaba siendo obligada a ejercer la prostitución “bajo un clima de continuas amenazas, coacciones y palizas”, según la Policía.

La investigación llevó a la Policía hasta otras dos mujeres más que se encontraban en la misma situación y que igualmente se acogieron a las medidas de protección previstas por la ley para estos casos y relataron a los agentes situaciones idénticas a la anterior.

De ese modo, los investigadores pudieron llegar hasta la organización.

Antes del viaje, eran sometidas a rituales de vudú gracias a los que se establecían las bases del control que los explotadores ejercían sobre las víctimas.

Por medio de dichas ceremonias, conseguían doblegar la voluntad de las víctimas y se garantizaban su fidelidad, hasta el punto de que se comprometían a pagar la deuda que iban a contraer por una cantidad que desconocían. También se comprometían a no denunciarlos a la Policía, con amenaza de muerte en caso de incumplimiento.

Tras el ritual, la organización realizaba las gestiones necesarias para que las mujeres pudieran viajar a España, les daba documentación y billetes de avión.

Las víctimas viajaban con documentos falsos o con documentos reales pertenecientes a otras mujeres también nigerianas y residentes legales en algún país europeo. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here