Agencias.-

Estudios realizados en el primer grupo de contagiados con el coronavirus en Alemania han permitido establecer el momento en el que ya no supone un riesgo para la población dar de alta a pacientes hospitalizados por COVID-19, lo que permitiría liberar espacio en una situación de escasez de camas.

En un comunicado conjunto, la clínicas Charité de Berlín y Schwabing de Múnich, así como el Instituto de Microbiología del ejército alemán revelan que el paciente deja de ser contagioso cuando las pruebas que se le extraen del área nasofaríngea y de los fluidos expulsados al toser presentan menos de 100 000 copias del genoma del virus.

Los resultados del estudio, realizado en el grupo de infectados por el foco en la empresa de componentes para automóviles alemana Webasto, indican en la mayoría de los casos que la carga vírica en la faringe se había reducido notablemente pasada la primera semana de enfermedad, en el pulmón, algo más tarde.

Ocho días después de presentar los primeros síntomas, los expertos ya no fueron capaces de aislar partículas infecciosas del virus en los pacientes a pesar de detectar todavía copias del genoma del virus en faringe y pulmón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here