Vietnam intenta pasar del éxito sanitario al económico tras el coronavirus

0
210

Agencias.-Tras su exitosa gestión de la pandemia de COVID-19, sin ningún muerto y sin contagios locales desde hace más de 40 días, Vietnam encara la recuperación económica con el objetivo de reforzar su posición de alternativa a China para inversores internacionales.

Hace unos días se hizo público que Apple había trasladado su producción de auriculares inalámbricos AirPod Pro de China a Vietnam, un movimiento que sigue una tendencia apuntada desde el estallido de la guerra comercial entre Pekín y Washington y que la crisis desatada por el coronavirus parece acelerar.

Además de Apple, Akhbari menciona los ejemplos de Adidas, Samsung, Google, Microsoft o la empresa de muebles Lovesac, que en los últimos meses han desplazado parte de su producción de China a Vietnam, un país con 96 millones de habitantes que en 30 años ha multiplicado por diez su Producto Interior Bruto (PIB).

ÉXITO CONTRA LA PANDEMIA

Otra de las claves que según Akbari anima a invertir en Vietnam es su éxito en la lucha contra la pandemia, con 327 casos hasta el momento y ningún muerto, y su preparación para afrontar un posible rebrote.

Aunque las fronteras siguen cerradas, el país ha recuperado su actividad habitual: los niños han vuelto al colegio, los comercios, bares y restaurantes han reabierto y las aerolíneas van recuperando la frecuencia habitual en los vuelos domésticos.

El país indochino alcanzó un crecimiento económico del 7 por ciento en 2019, en la línea de los últimos años, pero su economía se está viendo resentida desde el principio de la epidemia por sus fuertes vínculos económicos con China, su primer socio comercial, y por la dependencia de la industria vietnamita de piezas y materiales provenientes de su vecino del norte.

Los datos no parecen minar el ánimo del gobierno comunista de Hanói, que en medio del riesgo de recesión global se ha marcado el objetivo de superar el cinco por ciento, apenas dos puntos menos que el 6,8 por ciento que se había fijado antes del estallido de la pandemia, en consonancia con las cifras de los últimos años.

Para lograrlo anunció esta semana recortes de impuestos del 30 por ciento para las pequeñas empresas (con menos de 100 empleados y 2,15 millones de dólares de ingresos anuales), lo que supondrá 679 millones de dólares menos en las arcas del Estado.

Pese a las dificultades, Akbari coincide con otros analistas en que Vietnam es de los países mejor situados para relanzar su economía y cita un reciente informe del Banco Asiático de Desarrollo, que lo coloca como el país con mayor crecimiento en la región con un pronóstico de avance del 6,8 por ciento para 2021.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here