Juliana Leao-Coelho

Madrid, 23 jul (EFE).- Un confinamiento más prolongado en la Comunidad de Madrid, que nunca estuvo en fase 3 lo que permitió una mayor concienciación de la población, ha podido influir en la caída de los nuevos casos de COVID respecto a otras regiones, con solo un 11% del total nacional de contagios en el último mes frente al 47% de Cataluña y un 14% de Aragón.

Así lo han manifestado los expertos consultados por Efe, después de que un médico de Badalona, Bonaventura Clotet, responsable de Enfermedades Infecciosas del Hospital Germans Trias i Pujol, pusiera en duda los datos que da la Comunidad de Madrid.

 El uso extendido de mascarillas y geles, la elevada cifra de teletrabajadores y de madrileños que se fueron de la ciudad,  así como las 14.000 PCR diarias realizadas en centros sanitarios, han hecho que Madrid ya no sea la región más castigada un mes después del estado de alarma, con 2.073 nuevos casos frente a 8.748 en Cataluña.

Para el epidemiólogo Fernando Rodríguez Artalejo, “las autoridades sanitarias reportan lo mejor que pueden y no hay ninguna evidencia de que los datos no sean ciertos. Es verosímil que Madrid no tenga tenga brotes importantes. Los 20-50 casos diarios de la última semana no son un número pequeño, aunque la tasa de infección no es muy alta” respecto a la población total.

“Madrid no está recibiendo prácticamente turistas ni tiene una acumulación de temporeros. Tampoco hemos tenido conocimiento de grandes fiestas de jóvenes como en otros sitios. Hay un factor suerte que no va a durar siempre, en septiembre-octubre será más complicado cuando abran los colegios. La mascarilla está muy extendida, salvo en los adolescentes, eso hay que cambiar”, agrega este catedrático de Medicina Preventiva de la Universidad Autónoma de Madrid.

“Nos gustaría que hubiera más transparencia, tener indicadores de las medidas de protección en la calle y en los puestos de trabajo; ver cómo están aplicando la distancia física, cómo va la venta de desinfectantes y mascarillas -se reutilizan más de la cuenta-, para entender mejor”, concluye Artalejo.

SITUACIÓN CAMBIANTE

Los casos pueden “aumentar en cualquier momento”, como muestran los 47 positivos de ayer y el foco detectado este lunes en Fuenlabrada, aunque “en cifras absolutas son bajos respecto a la población global”, según el presidente del Colegio de Médicos, Miguel Sánchez-Chillón.

“Adolecemos del seguimiento de los contactos”. Madrid, con 144 rastreadores, está “entre las peor dotadas, necesitaríamos muchos más”, porque solo localizan como máximo a tres contactos por cada positivo, según un informe del Instituto Carlos III.

 “En Madrid hay una especial sensibilización. La gente está más disciplinada en medidas de contención y lo hace de forma más espontánea, aun no siendo obligatorias las mascarillas”, según Sánchez-Chillón.

“Aunque seamos punto de entrada del extranjero y otras regiones, ha habido este pequeño vuelco en la pandemia, que de centrípeta pasa a centrífuga, a expensas de pequeños brotes puntuales”, asegura.

Como las mascarillas son “un método válido, factible, sin demasiadas complicaciones, sería muy recomendable hacerlas obligatorias” como en otras quince CCAA, sostiene.

En Atención Primaria hay “muy pocos positivos en las últimas semanas”, coinciden los doctores Javier Huerta, del centro de salud Delicias, y Mar Noguerol, del centro Cuzco de Fuenlabrada, que expresa “preocupación” por el foco en este municipio cuyo club de fútbol está aislado en A Coruña.

Al detectar un positivo, el centro identifica a los convivientes y del resto de contactos “se encargan los trazadores de Salud Pública. Pero no nos dan ningún ‘feed-back’ y los pacientes nos dicen que no están llamando”, explica Huerta.

CONFINAMIENTO PROLONGADO

 “Madrid nunca entró en fase 3 y prolongó algunas medidas tras el 21 de junio. Los efectos de esa protección se mantuvieron más tiempo. Además, tuvimos 30% más de infectados que Cataluña. Potencialmente, la población susceptible de contagiarse es mayor en regiones con menos infectados”, según José María Molero, de la Sociedad Española de Medicina Familiar (SemFyc).

Al ser la última en abrirse, “Madrid va entre 1,5 y tres semanas por detrás de otras CCAA que adelantaron medidas que socialmente facilitan los brotes”, agrega.

“Si sales del confinamiento más tarde y las medidas de protección se cumplen, bajan los rebrotes, al menos de momento. La positividad de las PCR está entre el 1,5 y un 2%”, continúa este doctor.

La detección de asintomáticos es menor en Madrid, porque “al haber pocos focos no se hacen test masivos, que están aflorando asintomáticos con PCR positiva en Cataluña o Aragón”, según Molero.

“Una prueba indirecta de que el virus está circulando poco es el cribado en hospitales”, donde testan a todo el que vaya a operarse. “Es ahí donde se detectan asintomáticos en Madrid o por ser contacto de algún positivo”, porque ninguna comunidad hace PCR masivos sin haber factor de riesgo.

 “En CCAA con más brotes, se estudia a más gente que han compartido un espacio, por ejemplo una fiesta, de ahí que aparezcan más asintomáticos”, continúa.

Molero distingue entre “asintomáticos puros y presintomáticos. Los asintomáticos reales pueden contagiar unos 5 días, pero tienen menos carga viral. Los presintomáticos contagian durante unos nueve días (2-3 antes de tener síntomas y 5-7 días después) y tienen más carga viral”.

“Es relativamente sencillo contener el virus”, siendo sensatos y manteniendo unas normas básicas, coinciden los expertos. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here