El Supremo castiga con prisión permanente matar para ocultar una agresión sexual

0
206
Tribunal Supremo

Agencias.- El Tribunal Supremo ha dictado dos sentencias en las que confirma sendas condenas a prisión permanente revisable para dos hombres que asesinaron a dos mujeres para ocultar delitos previos de agresión sexual en 2017 en Pilas (Sevilla) y Huércal (Almería).

El primero de los casos es el más complejo, pues el tribunal ha tenido que decidir si era compatible que el hecho de matar a una persona para intentar ocultar un delito contra la libertad sexual permitiera a la vez agravar la pena de homicidio a asesinato (por intentar ocultar un delito previo) y castigarlo con prisión permanente (por ser un asesinato posterior a una agresión sexual).

El Supremo, en una sentencia de la que ha sido ponente el presidente de la Sala de lo Penal, Manuel Marchena, considera que sí es compatible, aunque cuestiona la “deficiente técnica” legislativa del Código Penal, que en este sentido “bordea los límites” del principio jurídico “non bis in idem”, es decir la prohibición de que el mismo hecho sea sancionado en dos ocasiones.

La Sala admite que, en contra de lo que sentenció el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, no hubo alevosía, pero aún así mantiene las condenas que impuso ese tribunal a prisión permanente revisable y a ocho años de cárcel por el intento de agresión sexual y considera que sí se dio la agravante de superioridad.

Dos de los magistrados de la Sala, Antonio del Moral y Andrés Palomo, han firmado un voto particular porque consideran que la misma circunstancia (un asesinato cometido para ocultar una agresión sexual) se ha utilizado para agravar dos veces el delito, y eso -afirman- es incompatible.

Los hechos ocurrieron el 12 de marzo de 2017 en Pilas, cuando el acusado Enrique Romay Reina intentó agredir sexualmente a Ana María Morales y, tras no conseguirlo y para evitar ser denunciado, asesinó a la víctima a puñaladas.

La otra sentencia no reviste la misma complejidad, dado que el Supremo confirma que el asesino, Francisco Salvador García, actuó con ensañamiento, alevosía y que una vez muerta la víctima, Antonia García, intentó ocultar las pruebas del delito sexual.

Por ello, ratifica la condena a prisión permanente revisable por asesinato más 15 años de prisión por un delito de agresión sexual al acusado por asesinar a su expareja después de violarla en la madrugada del 15 de enero de 2017, en la localidad almeriense de Huércal.

El condenado sorprendió a la mujer en su domicilio mientras dormía y la agredió sexualmente, propinándole más de 100 golpes en el cuerpo, varios cortes en el cuello, cortándole la lengua y una vez muerta mutilando parte de sus genitales.

La sentencia, de la que ha sido ponente Carmen Lamela, subraya que el acusado intentó causar aún más sufrimiento a su víctima de forma totalmente “innecesaria e inhumana”. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here