Un mes de septiembre sin fiestas y con más restricciones contra la COVID

0
184

Madrid, 29 ago (EFE).- Los municipios de la Comunidad de Madrid afrontan el mes de septiembre sin fiestas patronales y con más restricciones para tratar de evitar contagios por coronavirus, como el cierre de parques públicos, cines de verano o piscinas municipales.

En definitiva, un final de verano precipitado para la mayoría de pueblos y ciudades de la Comunidad de Madrid que esperan así poder contener la curva de contagiados y fallecidos por coronavirus, en aumento desde finales de julio.

El viernes, por ejemplo, la cifra de contagiados en las últimas 24 horas en la región pasó de 817 a 936, mientras que los fallecidos en hospitales ascendieron también al notificar 17 muertes frente a las 15 del día anterior.

En total, la ciudad de Madrid, con 3,3 millones de habitantes, ha tenido 12.751 positivos del 11 al 25 de agosto, casi la mitad concentrados en Puente de Vallecas, Usera, Villaverde y Carabanchel, todos ellos distritos del sur de la capital.

En el conjunto de la región, destaca también la alta transmisión del virus en las localidades de Alcobendas -566 casos por cada cien mil habitantes en ese periodo de tiempo- y Parla -472 casos-.

Esta situación ha llevado a tomar nuevas medidas restrictivas en la mayoría de ayuntamientos como el de Madrid, que a partir del 1 de septiembre va a cerrar todos sus parques y jardines por las noches, de 22.00 a 6.00, al detectar la celebración de botellones.

Además, adelanta a esa fecha la clausura de las piscinas de verano con el objetivo de reducir los contagios del coronavirus, sobre todo entre los jóvenes.

Unas medidas similares a las que en las últimas semanas han ido anunciando otros ayuntamientos madrileños como Alcobendas, que ha adelantado dos horas el cierre de cuatro de sus parques más grandes y frecuentados, además del cierre de otros dos.

Fuenlabrada ha suspendido las actividades culturales, ha adelantado el cierre de parques y ha clausurado ya su piscina municipal.

En Parla, el Ayuntamiento ha adelantado también el cierre de las piscinas municipales y parques y ha suspendido temporalmente las actividades grupales y los entrenamientos en campos de fútbol y en pabellones deportivos.

Por su parte, el Ayuntamiento de Alcorcón ha decidido volver a peatonalizar durante los fines de semana tres calles de su centro urbano para facilitar la distancia de seguridad y Chinchón ha optado por suspender el cine de verano y el mercadillo semanal, entre otras medidas.

Por el momento son los propios ayuntamientos los que están adoptando nuevas restricciones. Desde el final del estado de alarma, la Comunidad de Madrid sólo ha ordenado actuar en el pueblo de Tielmes, a 50 kilómetros de la capital, ante los brotes registrados y la sospecha de que podría haber transmisión comunitaria.

Los bares y restaurantes de Tielmes están cerrados desde el domingo 23 de agosto por orden del Gobierno regional, que además recomendó salir de casa lo menos posible a los alrededor de 2.720 vecinos del municipio.

Un confinamiento voluntario que el Gobierno regional ha recomendado por escrito en el caso de Tielmes, en una resolución publicada en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, y de palabra en las zonas más afectadas por el coronavirus.

Son fundamentalmente aquellos lugares donde la Comunidad de Madrid ha puesto en marcha pruebas PCR para tratar de detectar casos de contagio en personas asintomáticas: los distritos madrileños de Carabanchel, Usera, Villaverde y Puente de Vallecas, así como las localidades de Alcobendas, Móstoles, Parla y Fuenlabrada.

El avance del coronavirus en otra localidad, la de Alcalá de Henares, ha llevado a la Comunidad de Madrid a suspender finalmente “por precaución” la feria taurina programada para este fin de semana.

En las próximas fechas hay otros festejos taurinos previstos en la Comunidad: una corrida de toros el 4 de septiembre en Aranjuez y un concurso de recortadores en San Sebastián de los Reyes el día 4 y una corrida en el mismo municipio el día 5, todo ello en el aire aún.

Lo que no habrá este mes de septiembre son fiestas patronales o populares en prácticamente ningún municipio madrileño después de que los ayuntamientos decidieran cancelarlas para evitar riesgos.

Aranjuez ha suspendido este año sus Fiestas del Motín, declaradas en 2014 de Interés Turístico Internacional, y a finales de agosto San Sebastián de los Reyes no ha celebrado sus tradicionales y multitudinarios encierros.

En muchos casos los ayuntamientos han decretado un refuerzo de la seguridad durante los días en los que estaban previstos las fiestas, como Colmenar Viejo.

Rivas es uno de los poco municipios que mantiene fiestas en septiembre en sustitución de las de mayo, que fueron canceladas por el coronavirus, pero curiosamente una asociación de vecinos ha pedido por carta al alcalde que reconsidera la decisión ya que consideran que la situación actual no es la más idónea. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here