Alberto Reyero primera baja del gobierno de coalición

0
227
Alberto Reyero (Cs.) Fuente twitter

Madrid, 3 oct (EFE).- Desconocido para la mayoría de los ciudadanos al inicio de la legislatura, el consejero madrileño de Políticas Sociales, Alberto Reyero (Cs), adquirió relevancia durante la crisis del coronavirus, en la que criticó los protocolos de la Consejería de Sanidad de derivación de residencias de mayores a hospitales.

En una carta remitida este viernes a la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso (PP), Reyero ha presentado su dimisión porque ve necesario «cerrar una etapa, dar un paso al lado», y se despide pidiendo «unidad entre las instituciones» para vencer al virus.

Reyero (Madrid, 1962) se convierte así la primera baja en el Gobierno de coalición madrileño, formado por seis consejeros de Ciudadanos y siete del PP.

Aunque oficialmente es un equipo «único» integrado por dos partidos diferentes, las fricciones entre los socios de Gobierno se han acrecentado con la crisis del coronavirus, que ha dejado más de 16.000 fallecidos en hospitales, centros sociosanitarios, domicilios y otros lugares.

Con las estadísticas en ascenso en la primera ola de la pandemia, el hasta ahora consejero de Políticas Sociales se enfrentó a la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, y al consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ambos del PP, por la intervención del Ejército en las residencias de mayores, por la creación de un mando único para la gestión de estos centros y por su medicalización.

Reyero envió una carta al vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, el fin de semana del 21 y 22 de marzo para solicitarle la intervención de médicos y enfermeros del Ejército en las residencias de mayores de la región, después de que Díaz Ayuso descartase esta posibilidad.

El 26 de marzo, la presidenta regional puso en marcha un mando único, que dejaba la gestión sanitaria de las residencias en manos de la Consejería de Sanidad (dirigida por el PP) y que relegaba al responsable de Políticas Sociales un segundo plano desde el punto de vista mediático.

No obstante, Reyero se mostró de acuerdo con la creación del mando único, al entender que el problema en las residencias es de carácter médico, y que estos centros requieren de profesionales «especializados» porque su «capacidad médica» es «muy limitada».

A mediados de abril, tanto el vicepresidente regional, Ignacio Aguado, como Reyero solicitaron al consejero de Sanidad el traslado de los sanitarios que se estaban replegando de los hospitales a las residencias de mayores para medicalizarlas.

Otro motivo de choque fue un contrato adjudicado erróneamente a la cadena de hoteles Room Mate, en uno de cuyos apartahoteles estuvo alojada la presidenta madrileña desde el 16 de marzo hasta el comienzo de la fase 1 de la desescalada (25 de mayo).

Este contrato -relativo a la gestión de un hotel medicalizado para personas mayores- se llegó a publicar en el Portal de Contratación de la Comunidad de Madrid y luego desapareció, un asunto sobre el que la presidenta regional reclamó una investigación interna.

La Consejería de Políticas Sociales que gestionó el contrato informó la destitución del secretario general técnico del Departamento, Miguel Ángel Jiménez, que fue cesado a petición propia.

La mayor confrontación de Reyero con Ayuso y Escudero fue a cuenta de los protocolos de derivación de personas mayores de residencias a hospitales aplicados en la Comunidad de Madrid durante la crisis del coronavirus por parte de la Consejería de Sanidad.

Reyero dijo el 1 de junio en la Asamblea que no es «ético» y posiblemente tampoco sea «legal» establecer «unos criterios de exclusiones basados en niveles de dependencia o discapacidad» en las derivaciones de internos en residencias a hospitales de la región.

Al frente de la Consejería de Políticas Sociales Reyero fracasó en el intento de promover un pacto regional para solucionar la atención a los menores extranjeros no acompañados, debido a que Vox y Más Madrid abandonaron las reuniones para lograrlo.

Desde junio ha promovido varias reuniones de un Grupo de Trabajo contra la violencia machista para buscar el consenso en torno a propuestas concretas para combatir el maltrato.

Reyero ha trabajado en el área de políticas sociales desde 2011, hasta ahora como diputado autonómico de la oposición, primero en UPyD (2011-2015) y después como parlamentario naranja, ejerciendo como portavoz de la Comisión de Políticas Sociales y Familia.

En la pasada legislatura Reyero logró que se aprobase la ley que regula la tutela de adultos para que el organismo que la efectúa, la Agencia Madrileña para la Tutela de Adultos, se someta a una auditoría externa anual, así como una proposición no de ley para que la Comunidad elaborase un plan integral de prevención del suicidio.

Además, Reyero abogó por equiparar la Renta Mínima de Inserción (RMI) con el Salario Mínimo Interprofesional o por crear un servicio de ayuda a familias en riesgo de desahucio.

Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid (1985), Reyero ha trabajado en el campo de los recursos humanos en empresas como Thoshiba o BP hasta comenzar a ser diputado en la Asamblea de Madrid. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here