Medicamentos contra la osteoporosis podrían proteger de COVID, según un estudio

0
154

Agencias.- Algunos medicamentos para la osteoporosis podrían reducir entre un 30 y un 40 % la incidencia de la COVID-19, según un estudio de médicos del Hospital del Mar e investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas, de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) y del Parc Sanitari Pere Virgili.

El estudio, que publica la revista ‘Aging’, es el primero que se hace en el mundo de estas características y concluye que algunos de los principales tratamientos contra la osteoporosis, el denosumab, el zoledronato y el calcio, pueden tener un efecto protector contra la COVID-19 en los pacientes que los toman.

El jefe del Servicio de Reumatología del Hospital del Mar, Jordi Monfort, ha explicado que “hay indicios que permiten hacer la hipótesis de que determinados medicamentos que sirven para tratar algunas enfermedades reumatológicas podrían interferir en positivo en la historia natural de la COVID-19, ya sea disminuyendo la incidencia o disminuyendo la evolución hacia casos más graves”.

El trabajo ha analizado datos de más de 2.000 pacientes con osteoporosis, artrosis y fibromialgia y su relación con la infección por COVID-19, en seguimiento en el Hospital del Mar y en el área de influencia asistencial del Parc de Salut Mar.

El estudio se inició tras la percepción de los especialistas del Hospital del Mar de la baja incidencia de la pandemia en algunos de sus pacientes.

Estudiaron los diferentes tratamientos y la evolución de los enfermos reumatológicos con patologías no inflamatorias y su relación con la infección por SARS-CoV-2, su evolución, necesidad de atención hospitalaria y mortalidad.

En el caso de los medicamentos denosumab, zoledronato y el calcio, los datos indican una probable reducción importante de la incidencia de la COVID-19 en los pacientes que los toman, en concreto, de entre el 30 y el 40 %, según Josep Blanch-Rubió, jefe de sección del Servicio de Reumatología del Hospital del Mar.

“El estudio sugiere que algunos de estos tratamientos podrían proteger a los pacientes contra la infección por COVID-19, a pesar de que todavía se tienen que hacer más estudios con más pacientes para demostrarlo”, ha puntualizado.

Por contra, un analgésico de uso habitual para tratar el dolor, la pregabalina, parece que tiene una tendencia a incrementar la incidencia de la enfermedad.

Ante estos resultados, el coordinador del Grupo de Investigación del Laboratorio de Neurofarmacología de la UPF, Rafael Maldonado, ha señalado que “estos fármacos antiosteoporóticos son seguros y se tienen que seguir dando a los pacientes que los están tomando. Los prometedores resultados obtenidos con la duloxetina son relevantes, mientras, a la vez, hacemos más estudios para comprobar sus posibles efectos beneficiosos sobre la COVID-19”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here