El Marañón contrató en septiembre 20 camas con un hospital privado

0
256
H. Gregorio Marañón. Fuente: Twitter.

Madrid, 4 nov (EFE).- El Hospital Gregorio Marañón contrató en septiembre, durante dos meses y por la vía de emergencia, 17 camas de hospitalización y tres de UCI en el Hospital Beata María Ana, situado justo enfrente, para «poder mantener la atención sanitaria tanto a pacientes de covid como al resto».

El citado contrato «finalizará el 20 de noviembre y no ha sido renovado», según han manifestado a EFE fuentes del hospital que además aseguran que «las camas contratadas se han mantenido ocupadas en todo momento, y en ellas se han atendido a 51 pacientes».

El hospital responde así a la noticia que publica este miércoles la Cadena Ser, según la cual la gerencia del hospital no solicitó más presupuestos antes de firmar el contrato, cuyo importe era de 867.480 euros, con un coste de 626 euros por enfermo y día en cama de agudos y de 1.272 para los enfermos críticos, según la emisora.

Desde el hospital público explican que el contrato se hizo con carácter extraordinario coincidiendo con el aumento de casos de covid-19 durante el mes de septiembre y con la finalidad de mantener la actividad no covid.

Estas camas, destinadas a pacientes de coronavirus, permiten «equilibrar la demanda asistencial derivada de la segunda ola de la pandemia», facilitando que el Gregorio Marañón continúe prestando atención, «como centro de tercer nivel, a otras patologías médicas y quirúrgicas, especialmente las de mayor complejidad».

Esta medida de carácter extraordinario derivada de la pandemia «no se llevó a cabo por falta de personal sino para mantener la asistencia a los pacientes no Covid», recalcan fuentes del Marañón.

La colaboración entre centros públicos y privados «es continua ante una situación pandémica como la que vivimos y permite coordinar la asistencia de una forma más equilibrada», según las mismas fuentes.

La portavoz de Sanidad de Unidas Podemos en la Asamblea, Vanessa Lillo, ha subrayado que esta noticia «es otro ejemplo del desprecio sistemático a la sanidad pública» por parte del Gobierno de la Comunidad de Madrid, al que ha acusado de estar «aprovechado» la covid-19 «para, en nombre de la salud, beneficiar a la sanidad privada».

«Hemos pedido toda la documentación para conocer hasta el último párrafo de ese contrato firmado con la entidad privada», ha afirmado Lillo.

Por otra parte, el Gregorio Marañón acaba de estrenar una nueva unidad de cuidados intensivos «flexible», que cuenta con 23 camas ampliables hasta 35, diseñada para poder tratar con seguridad tanto a pacientes de covid-19 como de otras enfermedades.

Esta dotación, que la presidenta Díaz Ayuso visitó este martes, ha sido habilitada en tres meses con una inversión de 1,68 millones de euros para poder dar respuesta «a demandas asistenciales derivadas de crisis sanitarias o emergencias». EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here