Termina en el paro tras rechazar la “extorsión” del traslado al Zendal

0
128

Aranjuez, 22 ene (EFE).- María Praena, una auxiliar de enfermería del Hospital del Tajo, en Aranjuez, se ha visto abocada al paro tras rechazar la “extorsión” que suponía su traslado forzoso al Hospital Enfermera Isabel Zendal, ha explicado a Efe.

Con 42 años, separada y con dos hijos, Praena trabajaba en el hospital ribereño desde marzo de 2020, primero cubriendo una baja, y con un contrato ‘covid’ a partir de septiembre.

“El jueves 14 (de enero) recibí una llamada desde un número oculto en la que me decían que al día siguiente tenía que estar a las ocho en el Zendal, que eran órdenes de arriba”, ha relatado esta auxiliar sobre una llamada procedente del departamento de Recursos Humanos de su hospital, donde “tampoco entendían nada”.

El consejo que le dieron en Recursos Humanos del Hospital del Tajo es que rechazara el contrato, porque “las auxiliares no tenemos penalización en bolsa en el hospital de Aranjuez”.

Lo habitual, cuenta, es que cuando surge un nuevo contrato, vuelven a llamar a los mismos trabajadores, aunque le advirtieron de la existencia de un correo interno de la Dirección General de Recursos Humanos del SERMAS en el que “se pedía que no se volviese a contratar a ninguna persona que rechace ir al Zendal en ningún hospital público de la Comunidad de Madrid”.

Inaugurado en diciembre, el Hospital Isabel Zendal comenzó a atender pacientes de coronavirus para descongestionar otros hospitales de la región con sanitarios que habían pedido su traslado voluntario y a los que se añadieron otros con contratos ‘covid’ a los que se trasladó de forma “forzosa”, según han denunciado sindicatos y partidos de izquierda.

“A mí esto me parece una extorsión, es un capricho de niña rica que dice que, si no vas a mi hospital, no trabajas nunca más, y yo por ahí no voy a pasar, prefiero quedarme en mi casa y voy a denunciarlo”, ha asegurado Praena.

La profesional sanitaria recuerda que los sindicatos han denunciado esta política de personal y que su contrato ‘covid’ es necesario en el Hospital del Tajo, porque su puesto ya ha sido ocupado por otra persona y porque el centro está “a reventar de pacientes”.

En esta tercera ola de la pandemia, Aranjuez acumula la mayor tasa de incidencia acumulada de los municipios de más de 50.000 habitantes, con más de 1.500 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

“Yo no sobro en mi hospital, no es que yo me vaya y me lleve a cinco pacientes de mi hospital, es que se quedan ahí”, ha explicado la auxiliar, a la que solo le queda la opción de trabajar en la sanidad privada, “aunque creo que también me han vetado, porque el teléfono no suena desde el jueves”.

Praena ha denunciado que el traslado forzoso quebraba además su conciliación familiar y personal y ha pedido a la Comunidad de Madrid que establezca “una plantilla propia” para el Isabel Zendal.

“A mí me encanta mi trabajo, estoy desenado meterme en el EPI y estar con mis pacientes, pero bajo esta extorsión no”, ha asegurado esta auxiliar de enfermería. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here